Don Luis:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Acá fal­ta al­go de equi­li­brio en su men­te. Su ca­so es bien par­ti­cu­lar, por­que por lo que cuen­tan los uró­lo­gos hay eya­cu­la­do­res pre­co­ces, que son los pistoleros del oes­te, y los que tie­nen otra dis­fun­ción de no lle­gar al coi­to, que son los arrán­ca­te que vie­nen los in­dios. Pe­ro us­ted tie­ne par­te de los dos, y eso só­lo es fal­ta de con­cen­tra­ción. La co­sa va por la ca­be­za de arri­ba, y ade­más de la pre­via, de­be ir ha­blán­do­le a su pa­re­ja. Pre­gún­te­le cuán­to le que­da pa­ra gri­tar vi­va Chi­le, res­pí­re­le en la ore­ja y va­ya ta­san­do si es­tá lis­ta pa­ra la foto. Cuan­do ca­che que va to­do bien, pón­ga­se la me­tra­lle­ta que tie­ne den­tro y sean fe­li­ces al mis­mo tiem­po. Si ha­ce una pre­via, de­be con­ti­nuar has­ta el fi­nal. No co­mo un ani­ma­li­to, pues.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.