EL TRIS­TE con­sue­lo de sus cer­ca­nos

Fa­mi­lia­res y ami­gos de los lo­los fa­lle­ci­dos des­ta­ca­ron que mu­rie­ron ha­cien­do lo que más les gus­ta­ba

La Cuarta - - PAÍS -

A Vi­cen­te Char­pen­tier (22) y Joa­quín Cas­ti­llo (20) la vi­da los qui­so cru­zar en la uni­ver­si­dad. Ahí fue don­de for­ja­ron la amis­tad, la que les per­mi­tió com­par­tir mu­chas co­sas, en­tre ellas op­tar por sa­lir a esa aven­tu­ra del 15 de oc­tu­bre que los lle­vó a la muer­te.

Char­pen­tier egre­só del co­le­gio San Ig­na­cio de El Bos­que, en don­de su pa­pá es pro­fe de cas­te­llano, y lue­go de es­tu­diar bio­quí­mi­ca se cam­bió a in­ge­nie­ría en la U. de Chi­le.

La fa­mi­lia de Joa­quín Cas­ti­llo, en cam­bio, vi­vía en Com­bar­ba­lá y cuan­do se vino a San­tia­go el jo­ven es­tu­dió en el co­le­gio Green­land, de Es­ta­ción Cen­tral, para lue­go ter­mi­nar su edu­ca­ción me­dia en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal. Su gran or­gu­llo era ha­ber ob­te­ni­do pun­ta­je na­cio­nal en la PSU de ma­te­má­ti­ca, lo que le per­mi­tió en­trar sin pro­ble­mas a in­ge­nie­ría en la Chi­le.

So­bre su lo­gro, Joa­quín co­men­ta­ba en re­des so­cia­les: “Al prin­ci­pio no le creí a esa mi­na que me avi­só del pun­ta­je. Les avi­sé a mis vie­jos (fue hermoso) y me fui a com­prar unos au­dí­fo­nos para co­rrer y al lle­gar es­ta­ba la zo­rra: to­dos fe­li­ci­tán­do­me, que­dé en el lim­bo”.

En la fa­cul­tad de in­ge­nie­ría Char­pi y Kin (co­mo les decían) se hi­cie­ron ami­gos por su in­te­rés co­mún por las ex­cur­sio­nes, caminatas y la vi­da al ai­re li­bre, pa­sión que les cos­ta­ría la vi­da.

El ma­yor con­sue­lo de sus fa­mi­lias, com­pa­ñe­ros de co­le­gio y uni­ver­si­dad es que fa­lle­cie­ron ha­cien­do una de las ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das, pe­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.