Mi­re mi­ja:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Acá hay una co­sa que ha­ce tiem­po que no me pa­sa­ba en las car­tas. Por pri­me­ra vez un hom­bre an­tes de en­trar a la can­cha se arre­pien­te y le cuen­ta la ver­dad. Tie­ne dos lec­tu­ras. Primero la hon­ra­dez, pe­ro al mis­mo tiem­po le ti­ró el an­zue­lo es­tan­do se­gu­ro de que us­ted ba­bea por él, y es­pe­ra que se los ba­je igual. Así es la co­sa no­más. Mán­de­lo a la cres­ta y bús­que­se otro hom­bre. Si el caballero es ri­co, gua­po, cal­za 46 y la ma­ta, tie­ne que pen­sar que tam­bién el gua­chón lle­gó so­li­to y na­die lo in­vi­tó a una fies­ta. Así co­mo se apa­re­ció puede lle­gar otro ve­te­rano de la mis­ma on­da y sin ro­llos. Para que se zum­ben am­bos sin te­ner car­go de con­cien­cia y con la po­si­bi­li­dad de en­ta­blar una re­la­ción se­ria. Por­que se ca­cha a la le­gua que a la ni­ñi­ta le gus­ta el pas­to vie­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.