¡Ram­bi­ta aho­ra bai­la­rá zam­ba!

La po­pu­lar ele­fan­te tie­ne las ma­le­tas lis­tas pa­ra par­tir al San­tua­rio de Ele­fan­tes, que es­tá ubi­ca­do en Ma­to Gros­so, Bra­sil

La Cuarta - - PAÍS - BELÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len www. la cu ar ta.com

To­dos los días la ele­fan­ta “Ram­ba” po­ne sus pa­ti­tas en un cu­bo lleno de agua ti­bia pa­ra que sus uñas, sue­la y cu­tí­cu­las que­den per­fec­tas. La pa­qui­der­mo es la rei­na del Par­que Sa­fa­ri, en Ran­ca­gua, lu­gar que de­ja­rá de ser su ho­gar en los pró­xi­mos me­ses. ¿Su des­tino? La tie­rra de la ¡sam­ba!

”Ram­bi­ta”, co­mo le di­cen de ca­ri­ño en el re­cin­to, tie­ne los pa­sa­jes lis­tos pa­ra co­men­zar su nue­va vi­da en el San­tua­rio de Ele­fan­tes, que es­ta­rá ubi­ca­do en Ma­to Gros­so, Bra­sil.

Con­sue­lo Mal­do­na­do (24), una de las dos per­so­nas que no des­pe­ga la vis­ta de Ram­ba, con­tó a La Cuar­ta que “es un cli­ma (Bra­sil) más ade­cua­do pa­ra ella. Ten­drá mu­cha sel­va y arro­yos”.

Ca­ro­li­na Na­zar, que tam­bién la cui­da, re­ve­ló que “hay dos ele­fan­ti­tas es­pe­rán­do­la, Maia y Gui­da. Ellas aca­ban de lle­gar la se­ma­na pa­sa­da. Son un po­qui­to más jó­ve­nes. Lo im­por­tan­te es que ella ne­ce­si­ta estar con sus pa­res, tener su fa­mi­lia de ele­fan­tes y re­la­cio­nes con sus pa­res”.

SU RU­TI­NA

Mien­tras es­pe­ra en Chi­le, la po­pu­lar Ram­ba vi­ve la vi­da del oso. Ca­che que nos sa­pea­ron que de las 24 ho­ras pa­sa 20 ho­ras pas­tan­do. “Le en­can­ta. El res­to de las ho­ras duer­me, des­can­sa. A ve­ces to­ma pe­que­ñas sies­tas pa­ra­di­ta, por­que no le ha­ce bien estar tan­to ra­to acos­ta­da”, con­fe­só Ca­ro­li­na.

La pa­qui­der­mo, que fue res­ca­ta­da del cir­co Los Ta­chue­las el 5 enero del 2012, no pa­sa ham­bre tam­po­co. En el par­que le tie­ne una ri­ca y ba­lan­cea­da die­ta a ba­se de

za­naho­rias, man­za­nas, piñas, pe­pi­nos, le­chu­gas, far­dos de heno y pas­to.

Con­sue­lo se­ña­ló que tie­ne su pro­pia ha­bi­ta­ción all in­clu­si­ve. “Tie­ne ca­le­fac­tor, un be­be­de­ro, un co­me­de­ro y agua a su dis­po­si­ción. Le da­mos agua ti­bia pa­ra el in­vierno y tie­ne una man­ti­ta, por­que los ele­fan­te asiá­ti­cos no son de cli­mas fríos, es de am­bien­tes tro­pi­ca­les”, con­tó su cui­da­do­ra.

Am­bas cui­da­do­ras, que

son par­te de Eco­po­lis, que tam­bién apo­ya un do­cu so­bre ele­fan­ti­tos (ver re­cua­dro), con­fe­sa­ron que se les cae­rá un la­gri­món cuan­do su que­ri­da Ram­bi­ta se va­ya.

“Es­ta­mos to­dos los días del año con ella. No hay fi­nes de se­ma­na ni fe­ria­dos, siem­pre es­tá acom­pa­ña­da. La va­mos a echar de me­nos, pe­ro es­ta­mos fe­li­ces por ella, es­ta­mos es­pe­ran­do ese mo­men­to, el día de su par­ti­da”, ase­gu­ró Ca­ro­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.