¿Se atre­ve­ría a mon­tar el ca­ño con ta­co­nes de 20 cen­tí­me­tros?

Es­te wi­kén se lle­va­rá a ca­bo en Pro­vi­den­cia una cer­ti­fi­ca­ción de “po­le exo­tic”

La Cuarta - - PAÍS - NA­TA­LIA GA­LAZ A. @la­cuar­ta_n­ga­laz www. la cu ar ta.com

Mu­je­res em­po­de­ra­das, va­lien­tes, ca­pa­ces de de­cir “¡an­da voh a plan­char la ca­mi­sa!” Sí, de esas atre­vi­das, que rom­pen es­que­mas y que per­fec­ta­men­te pue­den apren­der a bai­lar el ca­ño sin te­mor a que las til­den de “go­lo­sas”.

Cla­ro, el “fie­rri­to” siem­pre es­tu­vo ocul­to, li­ga­do a lo “hot” e in­vi­ta­do ha­bi­tual a las pe­lis co­chi­no­nas, pe­ro en los úl­ti­mos años el cre­ci­mien­to ha si­do heavy y hoy las fé­mi­nas lo consideran ca­si un de­por­te, ya que re­quie­re con­cen­tra­ción, au­men­ta la ca­pa­ci­dad car­dia­ca, fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas y ni hablar de sus be­ne­fi­cios a la ho­ra de to­ni­fi­car y es­cul­pir el cuer­po.

El pun­to es que así co­mo se vol­vió po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Ca­na­dá, Bra­sil y Aus­tra­lia, en­tre otros sec­to­res del mun­do mun­dial, en Chi­li­to tam­bién des­pe­gó e, in­clu­so, abar­có otras mo­da­li­da­des, co­mo el “po­le exo­tic”. ¿Qué sig­ni­fi­ca? Mon­tar­se en el tu­bo con ta­co­nes. ¡Brígido! Y es más: es­te wi­kén se lle­va­rá a ca­bo una cer­ti­fi­ca­ción en San­tia­go pa­ra po­der ser pro­fe, ¿qué tal?

“Po­co a po­co han sur­gi­do ra­mas más in­tere­san­tes. En el ca­so del po­le exo­tic se usan za­pa­tos y ro­di­lle­ras, y tra­ba­jas la sen­sua­li­dad y fe­mi­ni­dad, ade­más de to­dos los be­ne­fi­cios fí­si­cos que eso sig­ni­fi­ca”, in­di­có Eva Quezada, una de las dos ins­truc­to­ras que ma­ña­na y el do­min­go eva­lua­rán a las dio­sas que se ins­cri­bie­ron pa­ra bai­lar en el ca­ño del Stu­dio Dan­ce, ubi­ca­do en Jo­sé Ma­nuel In­fan­te 50. -¡Pu­cha qué di­fí­cil, oh! -Las ni­ñas que prac­ti­can de­ben tener una ba­se de po­le sport, có­mo se to­ma la ba­rra, las fi­gu­ras bá­si­cas. El exo­tic es más com­ple­jo, es­tán siem­pre bai­lan­do. Se de­mo­ran al­re­de­dor de dos a tres me­ses pa­ra do­mi­nar los ta­cos.

-¿Có­mo se­rá la di­ná­mi­ca?

-Jun­to a Ma­ría de los Án­ge­les Bus­tos ve­re­mos a diez ni­ñas en ac­ción, con­ta­mos con esa can­ti­dad de ba­rras y no que­re­mos que ten­gan que com­par­tir­las. Son só­lo chi­le­nas, de nor­te a sur. La

idea es que co­noz­can los nom­bres de los gi­ros, que apren­dan con un ki­ne­sió­lo­go có­mo ha­cer los mo­vi­mien­tos pa­ra no le­sio­nar­se, que pue­dan mo­ver­se con ta­co­nes, sa­ber ca­mi­nar, que

am­plíen el vo­ca­bu­la­rio. Se­rán seis ho­ras dia­rias.

-¿De qué ta­co­nes es­ta­mos ha­blan­do, ah?

-De­pen­de del ni­vel de ca­da ni­ña, pe­ro por lo ge­ne­ral tie­nen en­tre 10 y 20 cen­tí­me­tros. No­so­tras tra­ba­ja­mos con una mar­ca es­pe­cial (ver re­cua­dro) que con­sis­te en acrí­li­co, es li­viano, blan­do y muy có­mo­do. Pue­des pa­sar va­rias ho­ras bai­lan­do sin que te due­lan los pies.

-¿Te cos­tó ti­rar­te a la pis­ci­na? To­da­vía que­da

gen­te que ve con ma­los ojos el ca­ño…

-Lle­vo más de sie­te años co­mo ins­truc­to­ra de po­le. Ten­go tí­tu­los de bai­la­ri­na pro­fe­sio­nal, po­le dan­cer y po­le exo­tic, ese úl­ti­mo otor­ga­do en abril en Ar­gen­ti­na. Yo creo que la vi­sión ha cam­bia­do, te­nía alum­nas que no les de­cían a sus pa­pás o pa­re­jas que lo prac­ti­ca­ban. Que­re­mos que el cam­bio sea ma­yor y que la ac­ti­vi­dad se ma­si­fi­que. No es al­go chu­lo y re­quie­re mu­cho en­tre­na­mien­to.

(El ‘po­le exo­tic’) no es al­go chu­lo y re­quie­re mu­cho en­tre­na­mien­to”. Que­re­mos que el cam­bio sea ma­yor y que la ac­ti­vi­dad se ma­si­fi­que.

Eva Quezada, pro­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.