Mi Lo­li­ta:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Us­ted es­tá en­tre la pa­red y el sa­ble amo­ro­so del com­pa­dre que le da en el gus­to co­mo na­die. Lo pen­ca de to­do, apar­te de que sea bueno pa­ra la fies­to­ca, suelto de mano pa­ra los ami­gos y el al­ma del jol­go­rio, es que us­ted lo cas­que, mi rei­na. Re­cuer­de que eso de la vio­len­cia do­més­ti­ca es pa­ra los dos la­dos: us­ted es­tá ejer­cien­do vio­len­cia so­bre él, y eso no se ha­ce.

Acla­ra­do el pun­to, Lo­li­ta, lo acon­se­ja­ble es que no le pon­ga la PLR y me­nos los char­cha­zos, sino que lo lle­ve pa­ra el la­do del amor, que le ha­ble de que us­ted quie­re for­mar fa­mi­lia y él es pie­za fun­da­men­tal en esa his­to­ria. Ve­rá que so­li­to se pon­drá aho­rra­ti­vo y de a po­co de­ja­rá de gas­tar­se las mo­ne­das con los ami­go­tes.

Eso es lo que tie­ne que ha­cer, por­que si lo des­char­che­ta al fi­nal va a ter­mi­nar su­frien­do us­ted, pe­ro de die­ta de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.