CUMAS ATROPELLAN A 11: DOS MUER­TOS

BAN­DAS RI­VA­LES SE BA­LEAN EN­TRE AU­TOS EN LO­CA CA­RRE­RA POR ARI­CA

La Cuarta - - PORTADA - CARLOS ES­CO­BAR @la­cuar­ta_­car­los

La no­che del vier­nes, Víc­tor Qui­ñi­nao y su es­po­sa Ni­col Cas­ti­llo, am­bos de 31 años, sa­lie­ron a dis­fru­tar de la bohe­mia ari­que­ña a un te­rreno bal­dío fren­te al pub “Mo­ji­to”, sin pensar que esas ho­ras se­rían las úl­ti­mas que vi­vi­rían jun­tos.

La pa­re­ja es­tu­vo jun­ta, de la mano du­ran­te to­da la no­che. En ese lu­gar com­par­tie­ron his­to­rias con un lo­te de ami­gos que los acom­pa­ña­ba. Pa­sa­das las 5 de la ma­ña­na, oye­ron unos ba­la­zos en el si­tio ocu­pa­do co­mo es­ta­cio­na­mien­to.

En ese ins­tan­te, dos ban­das ri­va­les se en­fren­ta­ron a ba­la­zos, don­de Víc­tor Sa­la­man­ca Ogaz (26) y Jean Pie­rre Es­pi­no­co­le za Ha­bit (29), quie­nes se mo­vi­li­za­ban en una ca­mio­ne­ta de co­lor ne­gro, sa­ca­ron la peor par­te al re­ci­bir im­pac­tos de ba­la en la ca­be­za y es­pal­da.

A raíz de las he­ri­das, el con­duc­tor perdió el con­trol del vehícu­lo y se fue en­ci­ma del au­to don­de com­par­tían Víc­tor y Ni- jun­to a otros ami­gos. ¿El re­sul­ta­do? El bó­li­do los cho­có, atro­pe­lló a la pa­re­ja -quie­nes mu­rie­ron al ins­tan­te en el lu­gar- y a otras sie­te per­so­nas.

Los ocu­pan­tes del to­co sa­lie­ron del au­to y to­ma­ron di­fe­ren­tes rum­bos: uno cru­zó al pub “Mo­ji­to” a pe­dir ayu­da y el otro se fue en un ta­xi al hospital re­gio­nal. Am­bos tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les.

A raíz del atro­pe­llo, tam­bién re­sul­ta­ron he­ri­das otras sie­te per­so­nas, en­tre ellas dos me­no­res de 17 años. quie­nes tie­nen le­sio­nes de di­ver­sa con­si­de­ra­ción. To­das ellas fue­ron tras­la­da­das has­ta la Ur­gen­cia del Hospital Dr. Juan Noé.

La fis­cal que in­ves­ti­ga el ca­so, Éri­ka Ro­me­ro, ins­tru­yó a los equi­pos de la Siat, La­bo­car y Sip de la Ter­ce­ra Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra rea­li­zar los pe­ri­ta­jes, cu­yo ob­je­ti­vo de es­cla­re­cer có­mo ocu­rrie­ron los he­chos y dar con el pa­ra­de­ro de él o los res­pon­sa­bles.

“Las per­so­nas he­ri­das no ten­drían nin­gún ti­po de re­la­ción con quie­nes par­ti­ci­pa­ron del ti­ro­teo”. dijo la per­se­cu­to­ra. De igual for­ma, agre­gó que “no se pue­de des­car­tar por aho­ra un ajus­te de cuen­tas, sin per­jui­cio de que es­te fue un ti­ro­teo con re­sul­ta­do de le­sio­nes gra­ves”.

En la po­bla­ción Ce­rro La Cruz, de Ari­ca, los ve­ci­nos es­ta­ban cons­ter­na­dos por lo ocu­rri­do, pues la jo­ven pa­re­ja, que el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre ha­bía cum­pli­do cin­co años de ma­tri­mo­nio, de­jó huér­fa­nos a sus dos hi­jos.

Además, va­rios ase­gu­ran que el sec­tor es pe­li­gro­so de no­che. Por lo

No se pue­de des­car­tar, por aho­ra, un ajus­te de cuen­tas”. Éri­ka Ro­me­ro, fis­cal.

mis­mo, le han pe­di­do a las au­to­ri­da­des lo­ca­les el cie­rre pa­ra pre­ve­nir he­chos co­mo el ocu­rri­do la ma­dru­ga­da de ayer.

La pa­re­ja es­ta­ba de ca­rre­te jun­to a un gru­po de ami­gos en un te­rreno al fren­te del pub Mo­ji­to, en la pla­ya Chin­cho­rro. Lle­va­ban 5 años ca­sa­dos y de­ja­ron dos hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.