CHASCONES SUDARON LA GO­TA ROCKERA

PRI­ME­RO PA­RA CAPEAR EL CA­LOR Y DES­PUÉS POR LOS ACOR­DES PO­TEN­TES DE GUNS

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS - FE­LI­PE INOSTROZA

Axl Ro­se, Slash y Duff McKa­gan de­ja­ron la patá en el Es­ta­dio Na­cio­nal. Un show re­don­di­to, con la pre­sen­cia de to­das las san­días ca­la­das que la gen­te que­ría es­cu­char de Guns N’ Ro­ses en su re­torno a San­tia­go.

Axl Ro­se y sus so­cios des­de el pri­mer mi­nu­to con “It’s so easy” se apo­de­ra­ron del es­ce­na­rio y de las cons­cien­cias de los que re­ple­ta­ron el co­li­seo ñu­ñoíno, quie­nes dis­fru­ta­ron ca­da uno de los acor­des in­ter­pre­ta­dos, con más fuer­za que voz, de clá­si­cos co­mo “No­vem­ber Rain”, “Wel­co­me to the Jun­gle”, “Pa­tien­cie”, “You could be mi­ne” y la cul­mi­na­ción tras cer­ca de dos ho­ras con “Pa­ra­di­ce City”.

CA­LOR

En la pre­via del con­cier­to de los Guns N’ Ro­ses, el in­vi­ta­do de pie­dra fue el ca­lor. Los su­pues­tos 29 gra­dos no de­ja­ron a na­die sin mo­jar su po­le­ra ne­gra.

La fi­la se for­mó va­rias ho­ras an­tes, in­clu­so los más osa­dos lle­ga­ron en la ma­dru­ga­da y se ins­ta­la­ron con car­pas afue­ra del Es­ta­dio Na­cio­nal.

Pe­ro mien­tras avan­za­ba la ma­ña­na la co­sa se fue lle­nan­do de roc­ke­ros, quie­nes a pun­ta de cer­ve­ci­tas amor­ti­gua­ron las lar­gas ho­ras de es­pe­ra.

Uno de los que se ro­bó la pe­lí­cu­la fue Jo­sé Luis, de 38 pe­ras, quien se lu­ció con el look de Axl Ro­se en su años de glo­ria.

“Pa’ mí es un ído­lo y con es­to le ha­go un tri­bu­to. Has­ta mi hi­jo Lu­kas es fa­ná­ti­co, pe­ro no pu­do ve­nir por sus cor­tos 8 añi­tos”, sol­tó mien­tras to­ca­ba la gui­ta­rra in­vi­si­ble.

Quie­nes se hi­cie­ron la Amé­ri­ca fue­ron los ven­de­do­res, los que ofre­cie­ron una va­rie­dad de pro­duc­tos más gran­de que la del per­sa Bio­bío.

Be­bi­das, cin­ti­llos, pa­ño­le­tas co­mo las que lu­cía el vo­ca­lis­ta e in­clu­so los par­ti­cu­la­res som­bre­ros del gui­ta­rris­ta Slash, fue­ron la ofer­ta pa­ra los fa­ná­ti­cos de los Guns.

La no­ta ne­gra la die­ron los re­ven­de­do­res, quie­nes sin nin­gún as­co co­bra­ban dos ve­ces por el va­lor de una en­tra­da a can­cha.

Quie­nes lle­ga­ron al co­li­seo ñu­ñoíno sin en­tra­da tu­vie­ron que gas­tar la no des­pre­cia­ble su­ma de 100 lu­qui­tas por con­se­guir un ac­ce­so a can­cha, pa­ra así po­der mo­ver la me­le­na al rit­mo de los Guns N’ Ro­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.