Mi gua­chi­ta:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Hay una can­ción an­ti­gua de un gru­po che, que de­cía: “Mar­ta, soy el nú­me­ro uno, Mar­ta, cuan­do quie­ras te va­cuno”. Y pa­re­ce que el Dios o Ado­nis del ca­tre la va­cu­na siem­pre con bi­lle­te. Pe­ro si us­ted lo ama, lo ne­ce­si­ta y no le due­le el bol­si­llo pa­sán­do­le plata, no hay ata­dos. Pe­ro no de­ja de oler mal la cues­tión, ya que si la la­bor del mu­ñe­co es pe­dir­le plata ca­da vez que le sa­cu­de la pa­lla­sa, la co­sa se pa­re­ce mu­cho al ca­fi­cheo. Mi­re, ha­ga la prue­ba de de­cir­le que an­da cor­ta de mó­ney y ve­rá que al to­que el ca­fio­lo, a pe­sar de te­ner las ali­tas cor­tas, sa­le abrien­do a bus­car­se otra al­can­cía que va­ciar. Só­lo ha­ga la prue­ba. Y si es así, lo acon­se­ja­ble es ex­tir­pár­se­lo de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.