Los te­rri­bles ver­sos

La Cuarta - - CRÓNICA -

Romeo: “Se­ñor dea­ler, vén­da­me to­das sus dro­gas, pa’ mo­rir de so­bre­do­sis, en­te­ro du­ro y po­ner­me el terno de pa­lo”.

Romeo: “Ha­ce po­co, re­cuer­do, un bo­ti­ca­rio vi­vía por aquí. Tan fla­co es­ta­ba que pa­re­cía que sus mis­mos hue­sos los ha­bía roí­do la mi­se­ria. Mi­ran­do es­ta po­bre­za yo me di­je: «Si al­guien quie­re com­prar al­gún ve­neno, cu­ya ven­ta es pe­na­da con la muer­te, es­te po­bre hom­bre se lo ven­de­ría». ¡An­ti­ci­pé lo que ne­ce­si­ta­ba: y es­te mis­mo in­fe­liz de­be ven­dér­me­lo! Co­mo aquí pue­do com­prar mi muer­te ya con mi pro­pia muer­te bien pa­ga­da co­rre­ré has­ta la tum­ba de Ju­lie­ta”.

Ju­lie­ta: “Ya den­tra pa’ entro pa’ que lo’ chu­pe­mo’ lo’ cuer­po’”.

Ju­lie­ta: “Aque­lla luz le­ja­na no es el día, el sol se des­pren­dió de un me­teo­ro que te acom­pa­ñe en el ca­mino y co­mo an­tor­cha acla­re tu ca­mino. ¡Qué­da­te, pues, aún te que­da tiem­po!”.

Romeo: “¡¡Noooooo!! Te pi­teas­te a mi me­jor ami­go. Sa­ca el sa­ble. Te voy a dar­te la meia fle­ta…”

Romeo: “¡Mer­cu­cio muerto y tú vi­vo y triun­fan­te! ¡Al dia­blo que se va­ya mi cor­du­ra, que los ojos de fue­go de la có­le­ra di­ri­jan des­de aho­ra mi con­duc­ta! (A Ty­bal­do). ¡Te de­vuel­vo el vi­llano que me dis­te. ¡Por­que, Ty­bal­do, el al­ma de Mer­cu­cio vue­la ape­nas en­ci­ma de no­so­tros es­pe­ran­do que tu al­ma la acom­pa­ñe! ¡Tú, yo, o bien los dos, la se­gui­re­mos!”

Ju­lie­ta: “Romeo, Romeo, ¡apú­ra­te que es­toy que me m..!

Ju­lie­ta: “Romeo, Romeo, ¿dón­de es­tás que no te veo?”

Romeo: “¿Quién es esa luz que ilu­mi­na de esa pan­de­re­ta? ¿Ju­lie­ta? Eres lin­da, eres más be­lla, eres cla­ra, eres ye­ma ¡Tai ma’ ri­ca!”

Romeo: “¡Si­len­cio! ¿Qué res­plan­dor se abre pa­so a tra­vés de aque­lla ven­ta­na? ¡Es el Orien­te, y Ju­lie­ta, el sol! ¡Sur­ge, es­plen­den­te sol, y ma­ta a la en­vi­dio­sa lu­na, lán­gui­da y pá­li­da de sen­ti­mien­to por­que tú, su don­ce­lla, la has aven­ta­ja­do en her­mo­su­ra! ¡No la sir­vas, que es en­vi­dio­sa! ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.