Prín­ci­pe de los ju­le­pes

La Cuarta - - DEPORTES -

La fas­ci­na­ción de Juan An­to­nio Piz­zi por Es­te­ban Pa­re­des tie­ne una ra­zón de pe­so: el Macanudo le pren­de ve­las al ins­tin­to go­lea­dor del ex “Vi­so­gol”. cau­só ex­tra­ñe­za en Es­te­ban y que só­lo se cal­mó cuan­do su­po que era pa­ra ser el nue­vo “pro­te­gi­do” de Juan An­to­nio Piz­zi.

Con el ur­gi­mien­to del téc­ni­co que­dó una in­te­rro­gan­te... ¿Qué tan im­por­tan­te es la fi­gu­ra de Pa­re­des pa’l Macanudo en la pró­xi­ma fe­cha do­ble? Se­gún el en­tre­na­dor, “Vi­so­gol” es “un ju­ga­dor va­lien­te que me da po­si­bi­li­dad de ocu­par­lo en va­rios pues­tos”. Eso sí, la de­bi­li­dad por Es­te­ban vie­ne de an­tes.

Ese “gus­to per­so­nal” por el ol­fa­to go­lea­dor de de­lan­te­ro, co­mo con­fe­só el de­té cam­peón de la Co­pa Cen­te­na­rio, da­ta del 2009, cuan­do lle­gó a di­ri­gir a San­tia­go Morning. Es ver­dad, no al­can­zó a ver­lo en las prác­ti­cas, pues jus­to Pa­re­des se fue al Co­lo cuan­do se pu­so el bu­zo mi­cro­bu­se­ro, pe­ro igual que­dó im­pre­sio­na­do con su ca­pa­ci­dad.

In­clu­so, se ru­mo­reó que en su es­ta­día co­mo pro­fe de Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, pe­ga que hi­zo en­tre 2010 y 2011, se ha­bría fi­ja­do en los vi­sos, go­les y gam­be­tas del oriun­do de Ce­rro Na­via. Esas mis­mas que aho­ra es­ta­rán a su dis­po­si­ción en Juan Pin­to Du­rán.

Cla­ro que, por aho­ra, el al­bo se de­ja que­rer. Ano­che, en con­ver­sa­ción con Los Te­no­res de ADN, Pa­re­des in­di­có que “no es­pe­ra­ba los ha­la­gos del téc­ni­co. Uno se de­be pri­me­ro a su club y an­dan­do bien ahí, ha­cien­do go­les, tie­nes po­si­bi­li­da­des de ser lla­ma­do. No hay na­da ofi­cial, hay que es­pe­rar la nó­mi­na y ver qué pa­sa. Si es­toy, bien. Si no, hay que apo­yar des­de afue­ra, co­mo siem­pre lo he di­cho”. ¿Ve? Más en­ci­ma es hu­mil­de. PA­RA LA 11° Y 12° FE­CHA Des­pués de por pri­me­ra vez aga­rrar la “Ore­jo­na” a dos ma­nos, ha­bía ra­zo­nes de so­bra en Le­ver­ku­sen ayer pa’ ir­se de cham­pa­ña­zo has­ta ti­ri­tar de pies a ca­be­za. Qué poé­ti­co. Es cier­to, el triun­fo so­bre To­ten­ham re­vi­vió a las “as­pi­ri­nas”, que lle­ga­ron a 6 pun­tos y que­da­ron se­gun­dos en el pi­ño que li­de­ra Mó­na­co (8), pe­ro igual hu­bo do­lorsh.

Pa­ra “ma­la­cue” nues­tra, a los 86’ Char­les Arán­guiz sa­lió co­jean­do y, por lo mis­mo, a Jua­ni­to Piz­zi se le apre­tó has­ta el ho­yo que tie­ne afue­ra de su ca­sa en el ba­rrio al­to.

Si bien no se dio un par­te mé­di­co ofi­cial, se te­me que lo del “Prín­ci­pe” ha­ya si­do un apre­tón más o me­nos, por lo que la no­ti­cia fue ru­da a 8 días de los plei­tos eli­mi­na­to­rios.

De to­das for­mas, Char­les vi­ró con­ten­to del es­ta­dio y has­ta se man­dó una cu­rio­sa de­cla­ra­ción an­te el após­tol de Fox Sports, Ch­ris­tian Mar­tin, a pro­pó­si­to del te­ja­zo a Bo­li­via: “No me gus­ta ga­nar pun­tos fue­ra de la can­cha”. ¡Mish!

de­té de la Ro­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.