Po­llo asa­do ti­ró a las bra­sas a ami­go­tes por cri­men

Bo­le­ta don­de com­pra­ron ayu­dó a dar con acu­sa­dos por ro­bo mortal a no­na

La Cuarta - - PAÍS - MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel

La com­pra de un sa­bro­so po­lli­to asa­do ter­mi­nó por echar al agua a un par de ami­gos a los que se le acu­sa de ha­ber ase­si­na­do a una an­cia­na en Ñu­ñoa.

El cri­men ocu­rrió la tar­de del lu­nes en el do­mi­ci­lio de Nelly Hen­rí­quez (86), en ca­lle Al­cal­de Jor­ge Monc­ke­berg, has­ta don­de lle­gó su so­brino nie­to Bruno Fuen­tes Ris­co (20) jun­to a su ami­go An­dré Jair Es­co­bar (21).

“Am­bos de­te­ni­dos lle­ga­ron a la ca­sa de la víc­ti­ma con la su­pues­ta in­ten­ción de vi­si­tar­la. Ra­to des­pués Fuen­tes y Jair fue­ron a com­prar al­go pa­ra co­mer (po­llo asa­do y pan de pas­cua) jun­to a Hen­rí­quez. Pa­sa­do el tiem­po la mujer fue a dor­mir una sies­ta lo que fue apro­ve­cha­do por los su­je­tos”, se­ña­ló a La Cuar­ta el co­mi­sa­rio Ro­dri­go Agui­rre de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la PDI.

Los ami­gos re­vol­vie­ron to­do el lu­gar en bus­ca de di­ne­ro y es­pe­cies de va­lor, pe­ro el rui­do des­per­tó a la no­ni­ta la que in­ten­tó pa­rar­les el ca­rro a las vi­si­tas. Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, es­tos ha­brían aga­rra­do dos sar­te­nes y con ellos ha­brían gol­pea­do en la ca­be­za a la mujer has­ta aca­bar con su vi­da.

“Me­dian­te el le­van­ta­mien­to de evi­den­cia en la es­ce­na del cri­men, se es­ta­ble­ció que los de­te­ni­dos sus­tra­je­ron 300 mil pe­sos en efec­ti­vo y es­pe­cies de po­co va­lor. Ade­más, se en­con­tró la bo­le­ta del po­llo asa­do, por lo que se re­gis­tró la fe­cha y ho­ra de la com­pra”, agre­gó el co­mi­sa­rio Guz­mán.

CON­FE­SA­RON

Gra­cias a es­te úl­ti­mo de­ta­lle, los sa­bue­sos se de­ja­ron caer en el lo­cal co­mer­cial de la com­pra re­vi­san­do las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad: fue ahí don­de, se­gún los po­lis, apa­re­ció Fuen­tes y Jair con la co­mi­da.

“En un prin­ci­pio ellos di­je­ron que al lle­gar a la ca­sa en­con­tra­ron to­do re­vuel­to in­di­can­do que al­guien en­tró a ro­bar al lu­gar y que ellos ayu­da­ron a or­de­nar. Sin em­bar­go, de­bi­do a las con­tun­den­tes evi­den­cias ter­mi­na­ron con­fe­san­do el cri­men”, con­tó el po­li.

Fuen­tes, quien es es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría y que tam­bién pos­tu­la­ba a la Es­cue­la de Ofi­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros, fue acu­sa­do jun­to a Jair de ro­bo con ho­mi­ci­dio.

Am­bos es­ta­rían re­gis­tra­dos por la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad del lo­cal don­de ad­qui­rie­ron el ali­men­to. Los jó­ve­nes (uno de ellos so­brino nie­to) ha­brían al­mor­za­do con la an­cia­na an­tes de su muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.