Doc­tor Ca­ri­ño:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA - AGUS­TÍN

Pri­me­ro que to­do, siem­pre veo las historias y me ani­mé a es­cri­bir­le la mía. Re­sul­ta que pa­ra el 18 de sep­tiem­bre, mi pri­mo me pre­sen­tó a sus ami­gos y ellos an­da­ban con la ma­má, o me­jor di­cho, ma­ma­ci­ta. Esa no­che me mi­ra­ba con una ca­ra la mujer que no me atre­ví ni a pe­dir­le el Fa­ce­book ni a ha­blar­le. Es que me ti­ri­tó la pe­ra, por­que era una dio­sa ex­pe­ri­men­ta­da y sen­sual. Me co­que­tea­ba to­do el ra­to.

Ter­mi­nó el 18 y jus­to me lle­gó una so­li­ci­tud de ella por Fa­ce­book. Ten­go 27 años y ella unos 47, o sea es una milf y siem­pre me man­da fo­tos ca­len­to­nas por what­sapp. No quie­ro me­ter­me ahí, po­dría ir a pér­di­da. Tam­po­co quie­ro que­dar­me sin ami­gos.

Ella es di­vor­cia­da, yo sol­te­ro y no ca­cho qué ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.