Don Agu:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Si ya es­tá con el ti­ri­tón de pe­ra, ca­paz que se le acon­chen los pi­pís si se jun­ta con ella. Lo va a pes­car y lo da­rá vuel­ta a pu­ros apre­to­nes de ca­che­te. Le doy 30 se­gun­dos y se irá pa­ra la ca­sa. Creo que en es­ta opor­tu­ni­dad de­be­ría pa­sar, pues es­tá cla­ro que la ve­te­ra­na no es­tá ni ahí con sus hi­jos, pen­san­do en que se­ría el man­so en­tuer­to si se me­te con ella. Ya lo pen­só y ya tie­ne de­ci­di­do no me­ter­se. Es­ta­ba es­pe­ran­do mi res­pues­ta, pe­ro en su tex­to ya se ha­bía da­do cuen­ta que no quie­re que­dar­se sin sus ami­gos. Ima­gí­ne­se­la a po­to­pe, in­vo­que a Ma­nue­la Pal­ma y búsquese otra mujer que no le sig­ni­fi­que un pro­ble­ma en­tre sus com­pa­dres. Ellos fa­mi­liar­men­te que­da­rían pa­ra el loly con to­da es­ta si­tua­ción si se hi­cie­ra efec­ti­va. Sue­ñe no­más. Sue­ñe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.