Que­dó in­ter­na­do por cri­men de su pa­re­ja em­ba­ra­za­da

Acu­sa­do de as­fi­xiar a su mu­jer con un ca­ble de te­le per­ma­ne­ce­rá en un si­quiá­tri­co a la es­pe­ra de ser for­ma­li­za­do es­te mar­tes

La Cuarta - - PAÍS -

El cuer­po de Joha­na Abi­gail So­to Alar­cón fue en­con­tra­do ba­jo la ca­ma que com­par­tía con su pa­re­ja en la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal de la ca­sa en la que vi­vían en la po­bla­ción Pri­ma­ve­ra de Qui­llo­ta, cer­ca de la Cár­cel.

Lle­va­ban un año vi­vien­do so­los, a pe­sar de que ella te­nía dos hi­jos de 3 y 4 años, y Johnny Jor­que­ra (26) era pa­dre de otros dos pe­ques.

En la ca­sa del la­do se que­da­ban los ni­ños de la jo­ven de 24 años, por­que la abue­la de los me­no­res los te­nía su car­go y se­gu­ra­men­te se­rá la en­car­ga­da de con­tar­le que no vol­ve­rán a ver a Joha­na.

Se­gún ve­ci­nos, Johnny era vio­len­to con su pa­re­ja y siem­pre la ame­na­za­ba con ma­tar­la a ella y a sus hi­jos, por eso la víc­ti­ma ha­bría to­ma­do la de­ci­sión de ter­mi­nar la re­la­ción a pe­sar que es­pe­ra­ba una gua­gua de tres me­ses de ges­ta­ción del impu­tado.

Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, des­pués del cri­men, el acu­sa­do in­ten­tó sui­ci­dar­se con una so­bre­do­sis de som­ní­fe­ros, pe­ro una ex pa­re­ja lo lle­vó has­ta el hos­pi­tal San Jo­sé de la ca­pi­tal en don­de fue es­ta­bi­li­za­do.

En el re­cin­to de la co­mu­na de In­de­pen­den­cia el hom­bre le con­fe­só a los fun­cio­na­rios que ha­bía ahor­ca­do a Joha­na con el ca­ble de la te­le y se fue has­ta que ca­ra­bi­ne­ros lo de­tu­vo en un área ru­ral de Til Til.

Tras el con­trol de de­ten­ción, el tri­bu­nal aco­gió la solicitud de la fis­ca­lía de ex­ten­der el pla­zo has­ta el pró­xi­mo mar­tes por­que aún que­dan pe­ri­cias por desa­rro­llar an­tes de for­ma­li­zar al impu­tado.

El fis­cal Uli­ses Meneses di­jo que “se pi­dió más pla­zo pa­ra re­unir los an­te­ce­den­tes que fal­tan co­mo los in­for­mes fi­na­les de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios y el de la au­top­sia, y re­unir­los con los an­te­ce­den­tes clí­ni­cos del impu­tado”.

En tan­to Johnny per­ma­ne­ce­rá in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Si­quiá­tri­co de Pu­taen­do a la es­pe­ra de la for­ma­li­za­ción. Ame­na­zas de muer­te de pre­sos de la cár­cel de Qui­llo­ta y un cua­dro de es­qui­zo­fre­nia no tra­ta­do fue­ron las ra­zo­nes pa­ra que el Tri­bu­nal aco­gie­ra la solicitud de la de­fen­sa de man­te­ner res­guar­da­do al impu­tado por un nue­vo fe­mi­ci­dio que en­lu­ta al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.