El Car­ni­ce­ro de Lyon con El Rey y El Ca­po de la co­caí­na

La Cuarta - - PAÍS -

A co­mien­zos de los ‘80 tra­ba­jé en pu­bli­ci­dad pa­ra em­pre­sas de ZOFRI (Iqui­que) en dia­rios de Bo­li­via. Via­jé con fre­cuen­cia a La Paz y San­ta Cruz de la Sierra, don­de en el ve­rano del ‘81 to­dos los días eran de fies­ta.

En una reunión de pu­bli­cis­tas co­no­ci­mos a un ofi­cial de la Po­li­cía, quien in­for­mó que la cau­sa de tan­ta fies­ta era el au­ge de la pro­duc­ción de co­caí­na, que mo­vía to­ne­la­das de dro­ga y mi­llo­nes de dó­la­res.

Quién di­ri­gía ese mun­do era Ro­ber­to Suá­rez Gó­mez, due­ño de es­tan­cias en la zo­na de San­ta Cruz, Be­ni y Pan­do. A tan­to lle­gó su for­tu­na que en 1980 fi­nan­ció el gol­pe mi­li­tar de Luis Gar­cía Me­za y un pri­mo su­yo, Luis Ar­ce Gó­mez, fue mi­nis­tro del In­te­rior.

Ese gol­pe fue fra­gua­do por su so­cio, Klaus Bar­bie, “El Car­ni­ce­ro de Lyon”, ca­pi­tán de la Ges­ta­po, ra­di­ca­do en Bo­li­via des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, con el nom­bre de Klaus Alt­mann.

Bar­bie or­ga­ni­zó el gru­po pa­ra­mi­li­tar Ami­gos de la Muer­te, pa­ra pro­te­ger los la­bo­ra­to­rios de Suá­rez don­de se pro­ce­sa­ban las ho­jas de co­ca.

A fi­nes de los ‘70 Suá­rez se con­tac­tó con el co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, “El Ca­po” de la co­caí­na y se aso­cia­ron. Des­de Bo­li­via sa­lían aviones car­ga­dos con pas­ta ba­se y des­de Co­lom­bia otros car­ga­dos con fa­jos de dó­la­res. El trá­fi­co aé­reo era in­ten­so has­ta con 10 vue­los por día.

Pa­ra ce­le­brar su cum­plea­ños, en enero del ‘81, Suá­rez dio una gran fies­ta en su man­sión. In­vi­ta­dos es­pe­cia­les: Klaus Bar­bie y Pa­blo Es­co­bar.

En me­dio de los fes­te­jos, Pa­blo Es­co­bar ofre­ció a Bar­bie fi­nan­ciar a su gru­po pa­ra­mi­li­tar y así eli­mi­nar cual­quier se­ñal de co­mu­nis­mo en Bo­li­via. Bar­bie, a su vez, ofre­ció sus con­tac­tos en el Ban­co Am­bro­siano, en Eu­ro­pa, don­de Es­co­bar po­dría de­po­si­tar sus mi­llo­nes de dó­la­res.

La pas­ta ba­se ela­bo­ra­da por Suá­rez de­bía ser blan­ca pa­ra ser pro­ce­sa­da en los la­bo­ra­to­rios de Es­co­bar y ob­te­ner el clor­hi­dra­to de co­caí­na.

A ve­ces re­sul­ta­ba una pas­ta ma­rrón, que era desecha­da. Na­die sa­bía qué ha­cer con ella, has­ta que a al­guien se le ocu­rrió re­ga­lar­la a los dro­ga­dic­tos. Esa pas­ta ba­se es la más pe­li­gro­sa por­que aún tie­ne áci­do sul­fú­ri­co, ace­to­na, bi­car­bo­na­to y otros quí­mi­cos em­plea­dos en su ela­bo­ra­ción. Por eso tam­bién es la más adic­ti­va. Pri­me­ro era re­ga­la­da, pe­ro des­pués ven­di­da a los dro­ga­dic­tos.

El ofi­cial de la Po­li­cía di­jo que en Bo­li­via hay po­co po­der com­pra­dor, por lo que se pro­yec­ta­ba en­viar­la a Chi­le, don­de hay más di­ne­ro. In­di­có un lu­gar don­de se ven­día y con una ami­ga lle­ga­mos a un par­que cer­cano al Zoo­ló­gi­co, en el ter­cer ani­llo (ave­ni­da de cir­cun­va­la­ción) de San­ta Cruz.

Ape­nas es­ta­cio­na­mos un jo­ven nos ofre­ció un pe­que­ño pa­que­te con fuer­te olor a ace­to­na-, que con­te­nía 3 ba­zu­kos (ci­ga­rri­llo de pas­ta ba­se) por el equi­va­len­te a 10 (si, diez) pe­sos chi­le­nos.

Los en­vié a un dia­rio de San­tia­go, jun­to con un reportaje en que ad­ver­tía lo que se ave­ci­na­ba pa­ra Chi­le. La pu­bli­ca­ción no hi­zo efec­to por­que al po­co tiem­po San­tia­go y sus ba­rrios, co­mo otras ciu­da­des, fue­ron in­va­di­das por la pas­ta ba­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.