Lla­ma a apren­der del gua­tón Ro­nal­do

La Cuarta - - PARASERVIRLE -

- Ho­la, mi nom­bre es An­drés Cor­tés. Lla­mo por­que es­toy cha­to, así no­más le di­go.

- Aers, desem­bu­che.

- Es que me tie­ne po­dri­do el ban­co. Me es­tu­vie­ron lla­man­do día por me­dio pa’ pre­gun­tar­me cuán­do iba a sol­tar los mor­la­cos del hi­po­te­ca­rio, y es­toy atra­sa­do so­lo un mes no­más, pueh.

- Pe­ro si to­mó cho­co­la­te, aho­ra pa­gue lo que de­be.

- Us­ted no en­tien­de, ami­go. Soy fa­ná­ti­co del fútbol y la otra vez leí una anéc­do­ta del gor­do Ro­nal­do, que cuan­do es­ta­ba en el Real lle­gó atra­sa­do dos ve­ces al en­tre­na­mien­to en la mis­ma se­ma­na. La pri­me­ra vez, Arri­go Sac­chi, el di­rec­tor de­por­ti­vo, lo re­tó du­ran­te unos 15 mi­nu­tos y ade­más lo mul­tó. La se­gun­da vez, an­tes de que em­pe­za­ra a ha­blar, el fe­nó­meno cuen­ta que le di­jo: “la charla o la mul­ta”. Y sa­be qué, tie­ne ra­zón el gor­do. Así que el otro día me lla­ma­ron los del ban­co y les di­je: “us­te­des me co­bran in­tere­ses cuan­do me atra­so en el pa­go. ¿cier­to? Ya poh, o me co­bran in­tere­ses o me lla­man”. Cor­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.