Con una tor­ta el Cisarro ce­le­bró sus 18 guin­das

Su ma­má jun­to a una abuelita vi­si­ta­ron al cabro que aho­ra se por­ta bien en el Se­na­me de Til Til

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN @la­cuar­ta_­fon­cea FONCEA www.la­cuar­ta.com

Cris­tó­bal fue apo­da­do “Cisarro”, por­que de esa for­ma pro­nun­cia­ba la pa­la­bra ci­ga­rro y así se­ría co­no­ci­do en la crónica ro­ja, ya que la iden­ti­dad de los me­no­res de edad no se pue­de di­fun­dir.

El vier­nes el fa­mo­so de­lin­cuen­te ju­ve­nil, na­ci­do un 4 de no­viem­bre de 1998, cum­plió 18 años en el cen­tro del Se­na­me de Til Til (ubi­ca­do jun­to a Pun­ta Peu­co) y des­de aho­ra en ade­lan­te, si se me­te en al­gún fo­rro, de­be­rá res­pon­der por sus he­chos sin los be­ne­fi­cios de un me­nor.

Al lu­gar lle­gó ha­ce dos me­ses des­de un cen­tro de San Joa­quín y, se­gún fun­cio­na­rios de su nue­va mo­ra­da, ce­le­bró su cum­plea­ños de for­ma an­ti­ci­pa­da apro­ve­chan­do la vi­si­ta del do­min­go 30 de oc­tu­bre. Con una tor­ta de pi­ña fue a ver­lo su ma­má, una abuelita y tres pa­rien­tes más.

La idea del per­so­nal del Se­na­me de Til Til es que el jo­ven se sien­ta un in­terno más, a pe­sar de la fa­ma que tie­ne. “Tie­ne un es­ta­tus en­tre sus com­pa­ñe­ros un po­co más ele­va­do, pe­ro has­ta aho­ra ha si­do muy tranquilo”, nos di­je­ron.

ORI­GEN

El cum­plea­ñe­ro cre­ció lleno de ca­ren­cias en la Vi­lla Cou­si­ño de Pe­ña­lo­lén. Pa­ra sus ami­gos te­ner una pis­to­la era más va­lo­ra­do que una pe­lo­ta, y mu­chí­si­mo más que un cua­derno. Así, Cris­tó­bal la pri­me­ra vez que fue de­te­ni­do só­lo te­nía nue­ve años y co­mo los me­no­res de 14 son inimpu­tables no en­fren­tó a la jus­ti­cia has­ta que lle­gó a esa edad.

A pe­sar de ser el más chi­co de las ban­das que in­te­gra­ba, asu­mía pues­tos de li­de­raz­go por la vio­len­cia que usa­ba. A los diez años el ni­ño lle­va­ba 15 de­ten­cio­nes y la úl­ti­ma vez que ca­yó, a los 17, se­gún Ca­ra­bi­ne­ros ha­bía su­pe­ra­do las 60.

Mien­tras el res­to de los ca­bros chi­cos cur­sa­ba cuar­to bá­si­co, el 2008 el Cisarro apu­ña­ló a un eco­no­mis­ta jun­to a sus com­pin­ches El Ga­rra y El Go­ri­la. De ahí no pa­ró has­ta abril de es­te año, cuan­do fue acu­sa­do de in­te­grar una ban­da que asal­ta­ba ca­sas y tran­seún­tes con un des­tor­ni­lla­dor, pe­ro en agos­to le ca­yó te­ja por otra cau­sa; fue con­de­na­do a dos años de ré­gi­men ce­rra­do con “pro­gra­ma de re­in­ser­ción so­cial” por re­cep­ta­ción de vehícu­lo.

ME­JO­RÍA

Cris­tó­bal te­nía 11 años cuan­do unos ami­gos ar­ma­dos lo sa­ca­ron de un cen­tro del Se­na­me de Pu­dahuel, has­ta don­de ha­bía si­do en­via­do tras su par­ti­ci­pa­ción en el ro­bo de un au­to.

El cues­tio­na­do or­ga­nis­mo de­di­ca­do a la in­fan­cia aco­gió al ni­ño en va­rias eta­pas de su in­fan­cia y fra­ca­só ro­tun­da­men­te en su reha­bi­li­ta­ción, in­clu­so el 4° Juz­ga­do de Fa­mi­lia or­de­nó que se le prac­ti­ca­ra un tra­ta­mien­to neu­ro­ló­gi­co con fár­ma­cos en el Hos­pi­tal Cal­vo Mac­ken­na.

El si­quia­tra Ro­dri­go Paz nos di­jo que du­ran­te los tres años en que es­tu­vo en tra­ta­mien­to no de­lin­quió. “En ese tiem­po no se su­po del Cisarro por­que vol­vió a ser Cris­tó­bal, un ni­ño preo­cu­pa­do y ca­ri­ño­so, has­ta que Ro­lan­do Me­lo le sus­pen­dió el tra­ta­mien­to y se lo pa­só a su ma­má sin me­di­ca­men­tos y sin te­ra­pia”, acu­só al di­re del Se­na­me del go­bierno an­te­rior.

Lue­go que ca­yó nue­va­men­te de­te­ni­do, el si­quia­tra in­ter­pu­so un re­cur­so de am­pa­ro en fa­vor del ni­ño, “por­que lo pro­ce­sa­ron co­mo un de­lin­cuen­te co­mún sin con­si­de­rar su diag­nós­ti­co de tras­torno del áni­mo y sín­dro­me de

des­re­gu­la­ción se­ve­ra”. Cris­tó­bal nun­ca más re­ci­bió tra­ta­mien­to.

ADUL­TO

El abo­ga­do pe­na­lis­ta, Al­do Du­que, nos ex­pli­có que aho­ra que es adul­to el Cisarro de­be­rá en­fren­tar a la jus­ti­cia co­mo tal, pe­ro que los an­te­ce­den­tes que acu­mu­ló no se­rán

con­si­de­ra­dos en sus pa­pe­les.

“Los me­no­res, la pe­na má­xi­ma que pue­den en­fren­tar an­te cual­quier de­li­to son cin­co años en un ré­gi­men ce­rra­do con si­có­lo­gos, si­quia­tras en un cen­tro del Se­na­me con cus­to­dia de Gen­dar­me­ría, pe­ro sin pre­sen­cia di­rec­ta de gen­dar­mes”, ex­pli­có.

Dos me­ses lle­va el jo­ven re­clui­do en el cen­tro ce­rra­do, cer­cano a Pun­ta Peu­co, en don­de es tra­ta­do co­mo un in­terno más, a pe­sar de la fa­ma que lle­va so­bre sus hom­bros por ser tan co­no­ci­do por sus an­dan­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.