Mi lo­ga­rit­mo:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Es­tá di­fí­cil su pro­ble­ma, mi ge­nio al­ge­brai­co. Y no por­que la pe­que­ña sal­ta­mon­tes se me­ta en la bo­ca del lobo las no­ches en que bai­la pa­ra la jau­ría de pi­chu­lo­to­tes, sino por­que us­ted mal que mal es su pro­fe y, por mu­cho que le pa­se el pun­te­ro pa­ra que la inocen­te apren­da que se­sen­ta más nue­ve da el nú­me­ro per­fec­to, su ca­lien­te de­be guar­dar la mí­ni­ma dis­tan­cia. No voy a sa­lir con el car­tu­chis­mo de que hay que man­te­ner la ra­ya en­tre el gu­rú y el shao­lín, pe­ro ima­gi­ne que sea su hi­ja a la que el maes­tro lon­ga­ni­za le ha­ce cla­ses par­ti­cu­la­res de anato­mía. ¿Le gus­ta­ría ver­la ha­cien­do los dic­ta­dos en pe­lo­ta y con el gu­rú mar­cán­do­le el pun­to y la co­ma? No, ¿cier­to? A la lar­ga, la ca­bra ca­cha­rá que us­ted só­lo que­ría ka­lu­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.