¿Se­rá? Pa­ya­so sa­lió a asus­tar con una mo­to­sie­rra

Ca­bros “chis­to­sos” se gra­ba­ron mien­tras le me­tían cu­co a los ve­ci­nos de Quil­pué

La Cuarta - - CRÓNICA - PE­DRO GARRIDO Co­rres­pon­sal de Val­pa­raí­so www.la­cuar­ta.com

Las ru­ti­nas de Me­rua­ne en la Quin­ta fue­ron más chis­to­sas que la per­for­man­ce ca­lle­je­ra de un te­rro­rí­fi­co pa­ya­so que, pa­ra “ti­rar la ta­lla”, sa­lió a me­ter cu­co con una mo­to­sie­rra, en Quil­pué.

La ton­te­ra con pa­tas se la man­dó un gru­po de ca­bros que se ins­pi­ró en los vi­deos de Youtu­be pa­ra gra­bar­se, mien­tras de­ja­ba con prin­ci­pio de au­top­sia a los pa­rro­quia­nos de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia del Mar­ga Mar­ga.

En el vi­deo que cir­cu­la en la web se ve có­mo un tony en­mas­ca­ra­do in­ti­mi­da a los pea­to­nes con una mo­to­sie­rra. El pa­ya­so se ha­ce pi­pí de la ri­sa y mu­chas

víc­ti­mas hu­yen por el rui­do de la he­rra­mien­ta.

“CÓ­MI­COS”

Uno de los gra­cio­sos tras la ho­rro­ro­sa más­ca­ra es Da­vid Ma­da­ria­ga, quien di­jo que só­lo se tra­tó de una hu­mo­ra­da y que no pre­ten­dían sem­brar el pá­nic, co­mo otros ton­tos que, in­clu­so, asal­tan dis­fra­za­dos en las os­cu­ri­dad de la no­che. “To­do co­men­zó cuan­do me lle­gó una mo­to­sie­rra a a mi ca­sa. Te­nía ga­nas de ha­cer al­go dis­tin­to, al­go en­tre­te­ni­do, pe­ro no sa­bía qué. Lle­ga­ron unos amigos a la ca­sa y de­ci­di­mos crear un pa­ya­so ase­sino pa­ra asus­tar a la gen­te”, con­tó el Da­vid, quién se tur­na con su amigos Cris­tó­bal y Cons­tan­za pa­ra me­ter mie­do.

“Al prin­ci­pio la gen­te se asus­ta­ba, pe­ro lue­go en­ten­die­ron que to­do era una bro­ma y se reían. Igual fui­mos res­pe­tuo­sos y no la ha­cía­mos con ni­ños. In­clu­so mu­chos nos pe­días sa­car­nos fotos jun­tos”, aña­dió.

El ca­bro agre­gó que no hu­bo ma­la on­da en­tre los ve­ci­nos de Quil­pué. “Na­die re­cla­mó y yo creo que la no­ve­dad lla­mó la aten­ción”, di­jo.

La mo­to­sie­rra era es­con­di­da an­te la pre­sen­cia de ca­ra­bi­ne­ros, pues los jó­ve­nes no que­rían dra­mas con la ley. “La idea era pa­sar­la bien y asus­tar a las per­so­nas en bue­na”, di­je­ron los jó­ve­nes.

Al prin­ci­pio se asus­ta­ban, pe­ro lue­go en­ten­dían que era bro­ma”. Da­vid, pa­ya­sín.

Vi­sí­te­nos en www.la­cuar­ta.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.