GRIN­GOS es­ti­ra­ron el happy hour pa’ es­pe­rar a su nue­vo pre­si

Nor­tea­me­ri­ca­dos re­si­den­tes su­frie­ron con lo re­ñi­do de la elec­ción afe­rra­dos a un co­pe­te has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da

La Cuarta - - ELECCIONES EIN GRINGOLANDIA -

El ca­rre­te de los grin­gos re­si­den­tes o de pa­so por Santiago po­cas ve­ces ha­bía si­do tan ten­so, por­que has­ta el fi­nal se con­ta­ron los vo­tos.

El bar Ca­li­for­nia de Pro­vi­den­cia es el lu­gar de en­cuen­tro del ca­rre­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos y por lo mis­mo, des­de tem­prano se lle­nó de hin­chas de Clin­ton y de Trump. Se­gún ca­cha­mos, las chi­qui­llas le ha­cían ba­rra a la se­ño­ra, mien­tras que los ma­chos se in­cli­na­ban por el mag­na­te de pe­lu­ca ru­cia.

Los pa­rro­quia­nos co­men­za­ron a lle­gar a las 16.00 ho­ras y a eso de la me­dia no­che no ca­bía ni un al­fi­ler cuan­do la ma­yo­ría pen­sa­ba que ga­na­ría Trump, y la mis­ma ma­yo­ría que­ría que la triun­fa­do­ra fue­ra la se­ño­ra.

Al­gu­nas chi­qui­llas arri­ba del “ball” lle­ga­ron a de­cir que pre­fe­rían que­dar­se en Chi­le si es que el empresario se que­da­ba con la pre­si­den­cia.

“Trump es ra­cis­ta es mal pa­ra el mun­do. Los dos tie­nen de­bi­li­da­des, pe­ro al fi­nal ella es el mal me­nor y por lo me­nos tie­ne con­cien­cia po­lí­ti­ca y es­tá más pre­pa­ra­da”, nos di­jo Do­rothy Tru­man.

Mien­tras que Ja­son Smith ce­le­bró la po­si­bi­li­dad de un triun­fo de Trump y di­jo que se ha­ría un pei­na­do igual al su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.