EL MAG­NA­TE que es gri­to y pla­ta

Se hi­zo fa­mo­so por sus ne­go­cios y lue­go por for­mar par­te de la fa­rán­du­la

La Cuarta - - ELECCIONES EIN GRINGOLANDIA -

Na­da pa­ra­ba a Do­nald Trump. Ni si­quie­ra los co­men­ta­rios que lan­za­ba, sin as­co con­tra la co­mu­ni­dad his­pa­na en Grin­go­lan­dia, que cuen­ta con 55 mi­llo­nes de elec­to­res la­ti­nos. El mul­ti­mi­llo­na­rio ni se arru­ga­ba pa­ra tra­tar a los me­xi­ca­nos de “vio­la­do­res y nar­co­tra­fi­can­tes”, pa­ra lue­go ad­ver­tir­les que le cons­trui­ría una mu­ra­lla. Y pe­se a to­do eso, ga­nó.

Tam­po­co lo de­te­nían los mi­si­la­zos ma­chis­tas ni las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual en su con­tra. El empresario ho­te­le­ro, co­mu­ni­ca­dor y ac­tor que po­see una es­tre­lla de la fa­ma en Holly­wood li­bró ca­si pio­la de las po­lé­mi­cas que hu­bie­ran sa­ca­do de la ca­rre­ra pre­si­den­cial a cual­quier otro pe­ri­co.

Se­gún los ana­lis­tas, las po­lé­mi­cas le­van­ta­ron la can­di­da­tu­ra del re­pre­sen­tan­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Di­cen que con la pro­me­sa de de­rro­tar al enemi­go en­car­na­do, a su jui­cio, en par­te por mun­do is­lá­mi­co y los his­pa­nos que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, ga­nó adep­tos que lo apo­ya­ron pe­se a su cor­ta ca­rre­ra po­lí­ti­ca, por­que ni si­quie­ra un pe­que­ño car­go an­te­rior lo res­pal­da­ban.

“Yo no soy un po­lí­ti­co. Los po­lí­ti­cos ha­blan y no ac­túan. Yo soy lo con­tra­rio”, re­cal­có Trump tras pos­tu­lar­se el 16 de ju­nio de 2015 a la Ca­sa Blan­ca.

IN­QUIE­TO

Trump na­ció el 14 de ju­nio de 1946, en Nue­va York. Es el cuar­to de los cin­co hi­jos de Fred Trump y Mary Ma­cLeod. El ru­bio fue “in­quie­to” des­de ca­bro chi­co. A los 13 los sa­ca­ron del co­le­gio por afo­rrar­le a un pro­fe y lo in­ter­na­ron en la Aca­de­mia Mi­li­tar de Nue­va York, don­de se gra­duó en 1964 y al­can­zó el gra­do de ca­pi­tán. Cuen­tan que en esa épo­ca ya vo­ci­fe­ra­ba que se­ría fa­mo­so. Cua­tro años más tar­de se li­cen­ció en Eco­no­mía en la Es­cue­la Whar­ton de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, y de una se con­vir­tió en el fa­vo­ri­to pa­ra su­ce­der a su pa­dre al fren­te de la em­pre­sa fa­mi­liar, Eli­sa­beth Trump & Son, de­di­ca­da a edi­fi­cios de al­qui­ler de cla­se me­dia en los ba­rrios neo­yor­qui­nos. Do­nald se hi­zo car­go en 1971 y la re­bau­ti­zó co­mo The

Trump Or­ga­ni­za­tion. Y se fue a vi­vir a Man­ha­tan en bus­ca de una fa­ma que lo­gró a ba­se de pro­yec­tos pom­po­sos, co­mo la To­rre Trump, un lu­jo­so ras­ca­cie­los de 58 pi­sos con cas­ca­da in­te­rior. El empresario le­van­tó un im­pe­rio que in­clu­ye ho­te­les, cam­pos de golf y ca­si­nos. Se­gún la re­vis­ta “For­bes”, el po­see una for­tu­na de 4.500 mi­llo­nes de dó­la­res, la que au­men­tó con su reality “El apren­diz”, el cual con­du­cía.

Es­tán tra­yen­do sus dro­gas, es­tán tra­yen­do su cri­men. Son vio­la­do­res y al­gu­nos, asu­mo, son bue­nas per­so­nas”. El con­cep­to de calentamiento glo­bal fue crea­do por y pa­ra los chi­nos, pa­ra vol­ver a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra es­ta­dou­ni­den­se no com­pe­ti­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.