RAREZAS que nos de­ja­ron las elec­cio­nes grin­gas

Des­de un ti­ro­teo has­ta el vo­to de un as­tro­nau­ta, los grin­gos se vol­vie­ron lo­cos a la ho­ra de po­ner la raya

La Cuarta - - PAÍS -

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Grin­go­lan­dia no só­lo se ro­bó las mi­ra­das por la elec­ción que ele­gi­ría a la per­so­na más po­de­ro­sa del mun­do, sino que tam­bién por el lo­te de si­tua­cio­nes que de­ja­ron mar­can­do ocu­pa­do a va­rios.

An­tes, du­ran­te y des­pués de los co­mi­cios, las co­sas no es­tu­vie­ron tran­qui­las. Por ejem­plo, en Nue­va York el hi­jo de Do­nald Trump, Eric, le sa­có una fo­to a la pa­pe­le­ta de vo­ta­ción (fo­to prin­ci­pal), lo que al igual que en Chi­li­to, es­tá es­tric­ta­men­te prohi­bi­do por ley.

El com­pa­dre lue­go de ha­cer click, subió la ima­gen a su Twit­ter y es­cri­bió: “¡Es un in­creí­ble ho­nor vo­tar por mi pa­dre! Él ha­rá un gran tra­ba­jo por USA”. Ho­ras des­pués bo­rró la pu­bli­ca­ción, sin em­bar­go, es­to no lo sal­va­ría de pa­gar una mul­ta de mil dó­la­res o has­ta 1 año de cana.

No vo­ta­re­mos por Hi­llary ni vo­ta­re­mos por Trump”. Geor­ge W. Bush, ex pre­si Grin­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.