Gua­daes­pal­das de Trump: “Él di­ce lo que pien­sa”

Jor­ge Me­lo le sal­vó el pe­lle­jo en los 90 cuan­do lo sal­vó de una mul­ti­tud

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

El mo­men­to en que Jor­ge Me­lo se con­vir­tió en el guar­daes­pal­das fa­vo­ri­to de Do­nald Trump ocu­rrió en 1990. El chi­leno res­ca­tó al ru­cio por una sa­li­da de emer­gen­cia de una mul­ti­tud en­fu­re­ci­da que re­cla­ma­ba cuan­do sus em­pre­sas es­ta­ban por el sue­lo.

“Me to­mó har­to ca­ri­ño y pa­sé a ser de con­fian­za. Si le pre­gun­tas por un hueón que co­no­ce de Chi­le te di­rá que yo, él me co­no­ce per­fec­ta­men­te”, di­jo nues­tro pa­ti­pe­rro.

Jor­ge tie­ne na­cio­na­li­dad grin­ga, por­que sus pa­pás chi­le­nos lo tu­vie­ron allá y en EE.UU. sa­lió del co­le- gio, lue­go se con­vir­tió en cin­tu­rón ne­gro segundo dan al mis­mo tiem­po en que prac­ti­ca­ba lu­cha to­do va­le. Un tío te­nía ne­go­cios gas­tro­nó­mi­cos y gra­cias a él con 20 años du­ran­te dos tem­po­ra­das fue guar­daes­pal­das de Trump.

Jor­ge via­jó por to­do el mundo cui­dan­do a su je­fe en li­mu­si­na, a pie y en su jet pri­va­do con ca­pa­ci­dad pa­ra 16 pa­sa­je­ros.

“Ha­cía fal­ta al­guien co­mo él, un pa­trón de fun­do que cuan­do se di­ce que hay que ha­cer al­go se ha­ce, por­que así tie­ne que ser, él di­ce lo que pien­sa y lo ha­ce, yo apren­dí mu­cho de él y si­guien­do sus pa­sos en Chi­le abrí va­rios ho­te­les bou­ti­que (de esos pa­ra po­ner los ojos blan­cos), si­go su es­cue­la y ejem­plo”, re­la­tó.

Co­mo hom­bre de con­fian­za, Jor­ge co­no­ció al­gu­nos se­cre­tos de Trump, pe­ro ni con tor­tu­ra los sol­ta­ría. “Só­lo te pue­do de­cir que en una épo­ca se se­pa­ró y te­nía una po­lo­li­ta y na­da ex­tra­or­di­na­rio, de re­pen­te ha­cía sus fies­tas, pe­ro na­da más allá de lo nor­mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.