¡Xu­xa!, ex­cla­mó “La Prin­ce­sa” al ser de­vuel­ta a Chi­le

Se ha­bía pe­la­do 190 pa­los en re­lo­jes de oro y es­ca­pó a Eu­ro­pa: la ex­tra­di­ta­ron

La Cuarta - - PAÍS - MA­NUEL ARÉVALO @la­cuar­ta_­ma­nuel

So­lo le fal­ta­ba la san­gre azul y el ca­ba­llo a Ca­mi­la Ale­jan­dra Aran­ci­bia Vi­llar (21) pa­ra ser una ver­da­de­ra prin­ce­sa, ya que se ves­tía con los me­jo­res tra­pos, se aci­ca­la­ba con las me­jo­res joyas y se pa­sea­ba co­mo Pe­dro por su ca­sa por Eu­ro­pa. El dra­ma es que lo ha­cía con pla­ta mal ha­bi­da pro­duc­to de sus cho­reos.

La mi­no­ca se hi­zo fa­mo­sa en mar­zo pa­sa­do, cuan­do jun­to a dos com­pin­ches en­tró a la tien­da Ma­cOn­li­ne en Las Con­des, cho­reán­do­se quin­ce re­lo­jes de oro ma­ci­zo, dos com­pus y 2 pa­los en efec­ti­vo, lo­gran­do un bo­tín to­tal de 190 mi­llo­nes de pe­sos, con los que hu­ye­ron a Pu­cón.

“La mu­jer al sa­ber que era bus­ca­da por la po­li­cía hu­ye al sur jun­to a sus dos cóm­pli­ces, es­pe­cí­fi­ca­men­te a unas ter­mas en Pu­cón don­de gas­tan par­te de lo ro­ba­do. Lue­go, es­ca­pan a Ar­gen­ti­na a tra­vés de un pa­so no ha­bi­li­ta­do y es­con­di­dos en un ca­mión”, se­ña­ló a La Cuar­ta el co­mi­sa­rio Cris­tián Vás­quez, man­da­más de la Bi­ro orien­te de la PDI.

“La prin­ce­sa” y sus dos guar­dia­nes se abrie­ron ca­mino por la cor­di­lle­ra con des­tino fi­nal a Bue­nos Ai­res, don­de si­guie­ron dán­do­se una vi­da de lu­jos. Días des­pués se fue­ron a to­mar sol a las pla­yas de Bra­sil, vi­vien­do a lo pa­chá.

VA­CA­CIO­NES

Lue­go de ha­cer­se pe­da­zos a ca­cha­zas, to­ma­ron un vuelo a Eu­ro­pa don­de re­co­rrie­ron In­gla­te­rra, Fran­cia, Ita­lia y Es­pa­ña, sa­cán­do­se va­rias fo­ti­tos, las que subían a Feis­buk pa­ra pa­vo­near­se con sus ami­go­tes vir­tua­les.

“Cuan­do lle­ga­ron a Es­pa­ña ya se les ha­bía aca­ba­do el di­ne­ro, por lo que vol­vie­ron a de­lin­quir. Fue du­ran­te un ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do que la po­li­cía es­pa­ño­la cap­tu­ra a Aran­ci­bia y uno de sus cóm­pli­ces. Un ter­ce­ro aún es­tá pró­fu­go”, agre­gó el co­mi­sa­rio Vás­quez al dia­rio pop.

La reale­za del ham­pa es­tu­vo 4 me­ses tras las re­jas por es­te úl­ti­mo de­li­to, y co­mo la chi­qui­lla te­nía una or­den de cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal, la In­ter­pol la es­pe­ra­ba con an­sias al mo­men­to de que­dar en li­ber­tad.

“La Guar­dia Ci­vil Es­pa­ño­la nos con­tac­tó pa­ra rea­li­zar los trá­mi­tes de ex­tra­di­ción, es­col­tán­do­la de vuel­ta a Chi­le, don­de de­be­rá res­pon­der por el ro­bo en lu­gar no ha­bi­ta­do co­me­ti­do en mar­zo”, pun­tua­li­zó el sa­bue­so de la PDI.

La pri­ma le­ja­na en dé­ci­mo gra­do de Lady Di que­dó en pri­sión pre­ven­ti­va por el tiem­po que du­re la in­ves­ti­ga­ción, mien­tras que su part­ner de de­li­to co­rre­rá si­mi­lar suer­te cuan­do cum­pla su con­de­na en Es­pa­ña.

La Ca­mi apro­ve­chó el par­ti­do de Chi­leVe­ne­zue­la en mar­zo pa’ en­trar a ro­bar. Arran­có a Pu­cón al sa­ber que era bus­ca­da, pa­só a Ar­gen­ti­na y lue­go a Eu­ro­pa, don­de la aga­rra­ron de­lin­quien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.