La eje­cu­ti­va pre­po­ten­te

La Cuarta - - PAÍS - Andrés Qui­jano Abo­ga­do abo­ga­do­de­la­pi­pol@gmail.com

Gua­ri­po­la de la Ley:

¿Al­gún abo­ga­do que me pue­da ase­so­rar? La eje­cu­ti­va de la co­rre­do­ra me aca­ba de tra­tar de ma­ne­ra sú­per pre­po­ten­te por What­sapp y me ame­na­zó tex­tual: “Si se vuel­ve a atra­sar, chao”. Lle­vo dos años vi­vien­do acá y ja­más con el otro eje­cu­ti­vo ha­bía te­ni­do pro­ble­mas. Ya hi­ce el pa­go, con la mul­ta co­rres­pon­dien­te y sigue hin­chan­do y hos­ti­gán­do­me.

Mi­ji­ta lin­da,

Es­ti­ma­da, lo uni­co que veo en to­do es­to es una per­so­na que ma­ni­fies­ta su mo­les­tia por el atra­so en el pa­go de las ren­tas. Aho­ra bien, tal vez no sea la for­ma mas di­plo­má­ti­ca de ha­cer­lo, pues la eje­cu­ti­va ha si­do pre­po­ten­te. No me pa­re­ce que exis­ta hos­ti­ga­mien­to o la co­mi­sión de al­gun de­li­to de­ter­mi­na­do. Atra­sar­se en los pa­gos, con­si­de­ran­do la si­tua­cion ge­ne­ral del país, se ha he­cho nor­mal. Per­so­nas co­mo es­ta eje­cu­ti­va de­be­rían ser un po­co mas to­le­ran­tes fren­te a es­tas si­tua­cio­nes, den­tro de lo nor­mal, por cier­to. Una pe­na, mi ami­ga, pe­ro en su ca­so no hay mu­cho de ju­rí­di­co que di­ga­mos. At­te. Abo­ga­do Pop

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.