Can­ci­ller del amor:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Por pe­ga fui ha­ce un par de me­ses a Bo­li­via, sin sa­ber que iba a ha­llar al amor de mi vi­da. Soy in­ge­nie­ro y cuan­do lle­gué a San­ta Cruz de la Sie­rra des­cu­brí que era una su­cur­sal del pa­raí­so en la tie­rra con pu­ros an­ge­li­tos de ojos ver­des por las ca­lles. Soy mo­re­ni­to, co­mo Ale­xis, pe­ro sin ca­lu­gas ni bi­lle­te, pe­ro igual con­quis­té a una bar­bie, 90-60-90, que ha­bla lin­do y más en­ci­ma se pei­na con la zam­po­ña y la que­na. Vie­ra có­mo la to­ca, a dos ma­nos in­clu­so. Pe­ro des­de que la Fifa le qui­tó los pun­tos a la se­lec­ción al­ti­plá­ni­ca y la Ro­ja los ga­nó por se­cre­ta­ría, la Ra­quel, así se lla­ma, me tie­ne cor­tao y te­mo que el po­lo­leo aca­be en La Ha­ya. Ayú­de­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.