Mi eque­co:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Me en­can­ta­ría de­cir­le que es co­sa de que le en­cuen­tre el pun­to exac­to don­de la Ra­quel ex­plo­ta a la mar pa­ra que to­do se so­lu­cio­ne, pe­ro que­ri­do co­lono la tie­ne har­to más di­fí­cil. Me tin­ca que su dio­sa es más fa­ná­ti­ca de las pe­lo­tas que us­ted, por lo que se en­ye­güe­ció co­mo la Ma­ri­se­la San­ti­bá­ñez cuan­do pier­de el Co­lo, y con una chú­ca­ra del ta­blón hay que gas­tar­se una vu­vu­ze­la del ta­ma­ño del ego de Lu­cho Ja­ra pa­ra dar­la vuel­ta. Yo creo que de­be ju­gar­se la si­co­ló­gi­ca y si de ver­dad le gus­ta la hi­ja del Ti­tica­ca es me­jor que le si­ga la co­rrien­te y, por úl­ti­mo, mién­ta­le di­cien­do que Bo­li­via me­re­ce los pun­tos. Só­lo así po­drá se­guir ta­pán­do­le los ho­yos a la oca­ri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.