Mo­to­que­ros lle­gan pe­lan­do fo­rro al altar

No­via aman­te de las dos rue­das cam­bió la li­mu­si­na por una mo­to ma­ne­ja­da por su pa­pi en Val­po

La Cuarta - - CRÓNICA - PE­DRO GA­RRI­DO Co­rres­pon­sal en Val­pa­raí­so www.la­cuar­ta.com

Pa­ra Ro­bin­son es un sue­ño he­cho reali­dad, pe­ro pa­ra Ta­ma­ra es idea­li­zar el amor por su pa­dre. Así de cla­ro te­nían la pe­lí­cu­la dos tor­to­li­tos de Val­po, que ayer qui­sie­ron cum­plir sus de­seos y lle­ga­ron al altar arri­ba de un vehícu­lo bien par­ti­cu­lar: sus mo­tos.

Es­tos dos mo­to­que­ros se co­no­cían ha­ce cua­tro años, y era que no, gra­cias a su pa­sión por las dos rue­das. Fue así co­mo lue­go del fle­cha­zo a pri­me­ra vis­ta, na­ció la pe­que­ña Flo­ren­cia Ló­pez Ra­mos, que ayer cum­plió un rol im­por­tan­te en el ma­tri­mo­nio de sus pa­dres.

La fe­liz no­via de­jó de la­do su cha­que­ta de cue­ro y no du­dó en po­ner­se su ves­ti­do blan­co, con el cual lle­gó a bor­do de una mo­to ma­ne­ja­da por su pa­pi has­ta la Igle­sia Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes del puer­to prin­ci­pal.

Cla­ro que ho­ras an­tes de dar el sí, el ner­vio­sis­mo con­su­mía por com­ple­to al no­vio Ro­bin­son Ló­pez, quien re­co­no­ció tam­bién que la ce­re­mo­nia te­nía un sim­bo­lis­mo es­pe­cial, por la pa­sión de su sue­gro por las mo­tos.

“Pa­ra mí es to­do, el ma­tri­mo­nio es lo más sa­gra­do, es con­cre­tar el sue­ño de es­tar pa­ra siem­pre al la­do de la mu­jer que amo, y qué me­jor, por­que ade­más jun­tos ho­me­na­jea­re­mos a un gran hom­bre, el pa­dre de mi ama­da, que es un lo­co mo­to­que­ro”, ase­gu­ró.

CON­VO­CA­TO­RIA

Se­gún cuen­ta el no­vio, la mo­vi­da na­ció a tra­vés de re­des so­cia­les, ya que ha­ce unas se­ma­nas se reali­zó una con­vo­ca­to­ria abier­ta pa­ra re­unir­se en el sec­tor de Pla­za So­to­ma­yor.

Fue así co­mo más de 100 mo­to­que­ros acep­ta­ron el lla­ma­do y re­co­rrie­ron las principales ca­lles de Val­pa­raí­so pa­ra acom­pa­ñar a los tór­to­los.

Ariel Ló­pez fue uno de los asis­ten­tes, y con­fe­só sen­tir­se or­gu­llo­so de la ini­cia­ti­va. “Só­lo un mo­to­que­ro sa­be el amor que te­ne­mos a las rue­das, y la mez­cla del amor de una mu­jer y las mo­tos son la com­bi­na­ción per­fec­ta”.

Des­de le­jos, Be­lén Velásquez, una de las es­pec­ta­do­ras, en­tre ri­sas co­men­tó que “me han pe­di­do mu­chas ve­ces ma­tri­mo­nio, así que pa­sé a dar­me una vuel­ta a ver si se me pe­ga el es­pí­ri­tu san­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.