Una a dos to­ne­la­das de co­caí­na por día

La Cuarta - - BREVES DE CHILITO - Manuel Men­do­za

De to­das las his­to­rias que co­no­cí en Bo­li­via, una de las más lla­ma­ti­vas es la de Ro­ber­to Suá­rez Gó­mez, el “rey de la co­caí­na”, en las dé­ca­das de los ’70 y ’80.

Fue quien pro­gra­mó y eje­cu­tó la pro­duc­ción y ven­ta de co­caí­na a ni­vel mun­dial en una so­cie­dad bi­na­cio­nal con el co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar Ga­vi­ria, unión por la que la dro­ga lle­gó en gran­des can­ti­da­des a los adic­tos en las ca­pi­ta­les del pri­mer mun­do.

Suá­rez Gó­mez in­vo­lu­cró en su ne­go­cio a los es­tan­cie­ros del orien­te bo­li­viano que trans­for­ma­ron las lla­nu­ras don­de cria­ban mi­les de ca­be­zas de ga­na­do en cien­tos de hec­tá­reas de cul­ti­vo de co­ca.

El acuer­do al que lle­ga­ron Suá­rez y Es­co­bar fue ela­bo­rar en San­ta Cruz de la Sie­rra, Be­ni y Pan­do -re­gio­nes del no­ro­rien­te bo­li­viano-, la pas­ta ba­se de co­caí­na y des­pa­char­la a los la­bo­ra­to­rios del sur co­lom­biano, don­de la gen­te de Es­co­bar la trans­for­ma­ría en clor­hi­dra­to.

En el trans­por­te se uti­li­zó una flo­ti­lla de avio­nes que ate­rri­za­ban y sa­lían de ae­ro­puer­tos clan­des­ti­nos di­se­mi­na­dos en la lla­nu­ra. Pa­ra ello se em­plea­ron ma­llas de ace­ro de las pis­tas de ate­rri­za­je desecha­das por los nor­te­ame­ri­ca­nos, ter­mi­na­da la gue­rra de Viet­nam. El trans­por­te de esas ma­llas lo hi­zo TMB (Trans­ma­rí­ti­ma Bo­li­via­na), em­pre­sa crea­da por el cri­mi­nal de gue­rra na­zi Klaus Bar­bie, afin­ca­do en­ton­ces en Bo­li­via. Se ha­bi­li­ta­ron más de 150 ae­ró­dro­mos clan­des­ti­nos, mien­tras que las ci­fras reales re­ve­la­ban que no más de 18 te­nían re­gis­tro ofi­cial.

El trá­fi­co aé­reo era in­ten­so. Los avio­nes que sa­lían de Bo­li­via iban car­ga­dos de pas­ta ba­se trans­por­tan­do en­tre una y dos to­ne­la­das por día y re­gre­sa­ban car­ga­dos con ki­los de bi­lle­tes de dó­la­res. El pre­cio de la pas­ta ba­se subió de 18 dó­la­res a US$ 2.400 el ki­lo. Ya trans­for­ma­da en clor­hi­dra­to de co­caí­na, la “dio­sa blan­ca” va­lía 15.000 dó­la­res en Nue­va York, Los An­ge­les, Lon­dres y Pa­rís, ur­bes de mu­cha de­man­da.

Por la abun­dan­cia de dó­la­res, el orien­te bo­li­viano era de fies­ta dia­ria. En San Bor­ja, ciu­dad de Be­ni, se ce­le­bra­ba el día del san­to pa­trono ins­ta­lan­do un ca­sino en la pla­za prin­ci­pal.

Los es­tan­cie­ros pa­ga­ban 10.000 mil dó­la­res pa­ra in­gre­sar a las sa­las de jue­go y, al me­dio­día, ha­cían un mon­to de 50 mil dó­la­res y lo en­tre­ga­ban al co­mi­sa­rio de po­li­cía pa­ra que, en el res­to del año, no hi­cie­ra pro­ble­mas.

En una de esas tan­tas fran­ca­che­las, Ro­ber­to Suá­rez co­no­ció a una her­mo­sa jo­ven, de quien se enamo­ró. Ella lo re­cha­zó de bue­na ma­ne­ra y le re­ve­ló que era una des­co­no­ci­da so­bri­na su­ya, que es­ta­ba enamo­ra­da y de no­via con uno de los pi­lo­tos co­lom­bia­nos que trans­por­ta­ba la pas­ta ba­se. Unas ma­ña­nas des­pués ella fue a la pis­ta a ver al no­vio y en­con­tró su ca­dá­ver ba­jo el ala del avión.

Al­gu­nos es­tan­cie­ros qui­sie­ron eli­mi­nar a Ro­ber­to Suá­rez, pe­ro la mayoría le per­do­nó la vi­da, agra­de­ci­dos por ha­ber­les en­se­ña­do a pro­du­cir y co­mer­cia­li­zar la co­caí­na a gran es­ca­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.