“GRA­CIAS A UNA FA­MI­LIA TU­VE SO­BRE­VI­DA”

EN­RI­QUE MA­LUEN­DA, ROS­TRO DE UNA NUE­VA CAM­PA­ÑA DEL ME­GA, CUEN­TA CÓ­MO VI­VIÓ LA ES­PE­RA DE UN ÓR­GANO PA­RA SER TRANS­PLAN­TA­DO:

La Cuarta - - ES­PEC­TÁCU­LOS - IG­NA­CIO VÁS­QUEZ www.la­cuar­ta.com

En Me­ga se han pues­to la ji­ne­ta con su es­pa­cio “Mi cau­sa, mi Me­ga”, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo con­cien­ti­zar a la ga­lla­da res­pec­to a te­má­ti­cas que afec­tan a nues­tra so­cie­dad.

Des­de el mar­tes 15 co­men­za­rán con la cam­pa­ña de do­na­ción de ór­ga­nos, bus­can­do que más de 2 mil per­so­nas se ins­cri­ban, ma­ni­fies­ten su vo­lun­tad de ser do­nan­tes y, so­bre to­do, que de­jen cons­tan­cia en sus fa­mi­lias so­bre su de­ci­sión que pue­de sal­var una vi­da.

Uno que sa­be y es un agra­de­ci­do tras re­ci­bir un hí­ga­do es En­ri­que Ma­luen­da. En el 2006, el re­co­no­ci­dí­si­mo ani­ma­dor es­tu­vo a pun­to de mo­rir por pa­de­cer de cán­cer he­pá­ti­co, pe­ro una fa­mi­lia le sal­vó la vi­da.

-¿Qué lo hi­zo de­ci­dir por re­apa­re­cer, don En­ri­que?

- Una obli­ga­ción mo­ral, por­que yo fui trans­plan­ta­do y la fa­mi­lia que me re­ga­ló el ór­gano que yo ne­ce­si­ta­ba me sal­vó la vi­da y me la ex­ten­dió por 11 años. Yo di­go que ten­go 11 años de “so­bre­vi­da”, por­que cuan­do ne­ce­si­té un hí­ga­do yo te­nía un cán­cer su­ma­men­te avan­za­do y, ade­más, po­dría ha­ber­se ex­ten­di­do.

-¿Us­ted ha vuel­to a ver a esa fa­mi­lia que res­pe­tó la de­ci­sión de su di­fun­to?

- Por su­pues­to, yo sé que no se acos­tum­bra a ha­cer­lo, pe­ro fue un ges­to tan her­mo­so que no pue­do ol­vi­dar­lo. Ellos son ma­ra­vi­llo­sos y que­da­ron tran­qui­los que un ór­gano de su ma­dre es­tá en el cuer­po de una per­so­na que es tan aman­te del fol­clor co­mo ella. Ellos me con­si­de­ran co­mo par­te de ellos, es muy lin­do lo que se ge­ne­ró y es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­do.

-Oi­ga, ¿us­ted es do­nan­te, su­pon­go?

- Pues cla­ro que soy do­nan­te. Mi fa­mi­lia lo sa­be, tie­nen mi au­to­ri­za­ción y es­pe­ro que ellos lo ha­gan cuan­do sea el mo­men­to in­di­ca­do. No ser do­nan­te en es­tos tiem­pos es muy egoís­ta, in­sis­to. La de­ter­mi­na­ción de una fa­mi­lia pue­de sal­var vi­das.

Cla­ro que soy do­nan­te. Mi fa­mi­lia lo sa­be (...) Es­pe­ro que ellos lo ha­gan cuan­do sea el mo­men­to in­di­ca­do”. En­ri­que Ma­luen­da, ami­ma­dor se­nior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.