El re­co­rri­do más lar­go en mi­cro nos de­jó con el tras­te cua­dra­do

Cho­fer y pasajeros de la 712 nos con­ta­ron sus his­to­rias en las tres ho­ras que du­ra el via­je en “la mi­cro del pue­blo”

La Cuarta - - PAÍS - BE­LÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

La mi­cro 712 ha­ce el re­co­rri­do más lar­go del Tran­san­tia­go. Ca­che que, si tie­ne suer­te y no le to­can ta­cos, pue­de lle­gar a su des­tino fi­nal, en Puen­te Al­to, lue­go de tres ho­ras de laaaaaar­go via­je.

La Cuar­ta, el dia­rio via­je­ro, se subió a es­ta má­qui­na que iró­ni­ca­men­te es de co­lor ama­ri­llo, igua­li­ta a las an­ti­guas que se da­ban las man­sas vuel­tas por San­tia­go.

“Es­te ser­vi­cio que­dó co­mo la mi­cro del pue­blo”, ase­gu­ra Luis To­ro (51), uno de los cho­fe­res que ter­mi­na con el tras­te cua­dra­do tras fi­na­li­zar su lar­ga jor­na­da de ma­ne­jo.

Lue­go de con­ver­sar con va­rios cho­fe­res lle­ga Ós­car Pé­rez (64), el con­duc­tor de­sig­na­do pa­ra co­men­zar Pa­ra no que­dar co­mo can­gre­jo la em­pre­sa a car­go de la mi­cro, STP Bu­ses, les pa­sa blo­quea­dor a los cho­fe­res. “Es prin­ci­pal­men­te pa­ra las ma­nos”, cuen­ta Ós­car. el tra­yec­to. Son las 11.50 ho­ras en el Sal­to, Re­co­le­ta. Arri­ba del bus ya hay dos pasajeros.

“Pa­sé al ba­ño an­tes de par­tir. No to­ma­mos mu­cho lí­qui­do en la ma­ña­na, con­tro­la­mos ese asun­to”, re­ve­la an­tes de aco­mo­dar­se y co­lo­car la pa­ti­ta en el ace­le­ra­dor.

La má­qui­na ha­ce su pri­me­ra gran pa­ra­da en el Me­tro Za­pa­do­res. “En la ma­ña­na es­to es­tá lleno. Y lue­go hay que ir por La Pi­rá­mi­de. A ve­ces te ma­mái ta­cos de una ho­ra, que no son tan agra­da­bles, pe­ro to­da la gen­te va ca­lla­di­ta. Na­die te di­ce ¡apú­ra­te! Sa­ben que es una ru­ta pe­li­gro­sa”.

Ni­co­lás, de 20 años y que se sube con su po­lo­la, cuen­ta que “es­ta mi­cro me re­cuer­da las ama­ri­llas. An­tes se de­mo­ra­ban co­mo 20 mi­nu­tos en pa­sar y es­tas pa­san ra­pi­di­to pa­ra ir a Za­pa­do­res”.

Ós­car, que no despega la mi­ra­da del fren­te, cuen­ta que pa­ra no que­dar co­mo can­gre­jos en el ve­rano les pa­san blo­quea­dor. “Es prin­ci­pal­men­te pa­ra las ma­nos”, di­ce.

Uno de los ma­yo­res ata­dos que tie­nen es que un lo­te de usua­rios pa­sa al pu­ro “per­mi­so” y no pa­ga na­da. Har­ta eva­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.