Sos­pe­chan que Sú­per Luna es res­pon­sa­ble de úl­ti­mos gua­ra­ca­zos

In­ves­ti­ga­ción re­la­cio­na al as­tro con el 27 F y el te­rre­mo­to de Ja­pón: Ayer un te­rre­mo­to sa­cu­dió Nue­va Ze­lan­da en la previa de even­to es­te­lar

La Cuarta - - PAÍS - SEIGI MI­RAN­DA @la­cuar­ta_ seigi

Ape­nas la Nasa anun­ció la fa­mo­sa “Sú­per Luna” pa­ra es­te lu­nes, apa­re­cie­ron vo­ces que gri­ta­ron ¡aca­bo de mun­do!

Por años los sa­bion­dos del área ase­gu­ra­ron, a pie jun­ti­llas, que los te­rre­mo­tos no tie­nen na­da que ver con los astros y que no se pue­den pre­de­cir, pe­ro jus­to cuan­do se acer­ca una nue­va Luna gi­gan­to­na, ¡paff!, la Pa­cha­ma­ma se sa­cu­de con cuá­ti­ca en Nue­va Ze­lan­dia, con un te­rre­mo­to de 7,8 gra­dos Rich­ter, con tsu­na­mi in­clui­do.

El on­de­ro geó­gra­fo, Marcelo La­gos, se­ña­ló a La

Cuar­ta que es na­tu­ral que la gen­te se preo­cu­pe.

“Mi­ra, yo ven­go lle­gan­do a Chi­le des­de Ja­pón y ape­nas pu­se un pie en Chi­le, fun­cio­na­rios de la Po­li­cía In­ter­na­cio­nal me pre­gun­ta­ron an­sio­sos si era ver­dad que se ve­nía un te­rre­mo­to pa­ra hoy”, re­ve­ló.

¿Yyyyy? El ca­pi de los ti­ri­to­nes ex­pli­có que has­ta ha­ce po­cos me­ses los efec­tos que te­nían la atrac­ción del Sol y la Luna en los mo­vi­mien­tos de la Tie­rra eran pu­ras im­pre­sio­nes, pe­ro que el cuen­to cam­bió a par­tir de sep­tiem­bre de es­te año.

Es­to por­que la re­vis­ta Na­tu­re Geos­cien­ce pu­bli­có el tra­ba­jo de un gru­po de cien­tí­fi­cos que es­tu­dia­ron los te­rre­mo­tos del 2010 de Chi­le y el de Ja­pón del 2011 y con­clu­ye­ron que es­te ti­po de fe­nó­me­nos son más pro­ba­bles cuan­do hay Luna lle­na y nue­va.

Sa­tos­hi Ide, sis­mó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de To­kio y sus co­le­gas in­ves­ti­ga­ron tres re­gis­tros se­pa­ra­dos de te­rre­mo­tos en Ja­pón, Ca­li­for­nia

y el mun­do en­te­ro.

Ellos pi­lla­ron que los gran­des sis­mos co­mo los que afec­ta­ron a Chi­le y Toho­ku-Oki se pro­du­je­ron cer­ca de la ho­ra má­xi­ma de de­for­ma­ción de las ma­reas o du­ran­te lu­nas nue­va y lle­na, cuan­do el sol, la luna y la Tie­rra se ali­nean.

IN­FLUEN­CIA

Pe­ro no hay pa­ra que cor­tar­se las ve­nas con es­ta re­ve­la­ción, se­ña­ló Marcelo La­gos, por­que es­to no quie­re de­cir que ca­da vez que apa­rez­ca la luna ha­brá un sis­mo o que és­ta sea res­pon­sa­ble de los te­rre­mo­tos.

“Ella más bien in­flu­ye en que se desaten los sis­mos que se ha­bían es­ta­do in­cu­ban­do en al­gún lu­gar, así de sim­ple”, acla­ró el sis­mó­lo­go.

Por lo de­más, hi­zo hin­ca­pié que hay ca­le­ta de tem­blo­res que se pro­du­cen, y no hay ni olor a Luna. “Por eso, es me­jor es­tar cla­ros que so­mos un país sís­mi­co y apren­der a con­vi­vir con ello y a es­tar siem­pre muy in­for­ma­dos”, re­ma­tó La­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.