KARATECAS DE­JA­RON LA PATÁ EN LA MO­NE­DA

DE­POR­TIS­TAS DE PRI­MER COR­TE PI­DEN QUE GO­BIERNO IN­TER­VEN­GA PA­RA RE­GU­LA­RI­ZAR LA EN­TRE­GA DE CIN­TU­RO­NES NE­GROS: SE QUE­JAN DE QUE SE LO DAN A CUAL­QUIER PELAGATO Y QUE AL­GU­NOS PE­LEAN EN LA CA­LLE

La Cuarta - - PORTADA - CAR­LOS ES­CO­BAR @la­cuar­ta_­car­los www.la­cuar­ta.com

Pe­dro Pino (71) es un ca­po de las ar­tes mar­cia­les que ha­ce 31 años im­por­tó el ka­ra­te Kyo­kus­hin a nues­tro país y abrió su aca­de­mia pa­ra to­do aquel que qui­sie­ra prac­ti­car­lo.

El Se­ñor Mi­ya­gi crio­llo, co­mo le di­cen los lo­ca­ta­rios del ba­rrio San Die­go, don­de tie­ne su gim­na­sio, fue de los pri­me­ros en acre­di­tar su do­mi­nio en mahua­chis y pa­tás en el ho­ci an­te la Di­rec­ción General de Mo­vi­li­za­ción Na­cio­nal, or­ga­nis­mo que re­gu­la­ba has­ta ha­ce unos años es­te ti­po de dis­ci­pli­na.

Lue­go de una mo­di­fi­ca­ción a las le­yes (ver re­cua­dro) el ka­ra­te, ju­do, box, es­gri­ma, lu­cha, taek­won­do y ken­do de­ja­ron de ser re­gu­la­das por la DGMN y su prác­ti­ca que­dó con chi­pe li­bre.

“Hoy en día el ka­ra­te es­tá sin Dios ni ley. Cual­quier per­so­na pue­de ins­ta­lar­se en una aca­de­mia, po­ner­se un cin­tu­rón y em­pe­zar a ha­cer pla­ti­ta sin si­quie­ra tener co­no­ci­mien­tos de la ac­ti­vi­dad”, pa­ta­leó don Pe­dro, quien es el pre­si de la Fe­de­ra­ción de Ka­ra­te Kyo­kus­hin, quien lle­gó has­ta La Mo­ne­da a ex­pre­sar sus des­con­ten­to.

El hom­bre, cu­yo gra­do en la dis­ci­pli­na lle­ga al 7° dan, ale­gó que la fal­ta de con­trol ha­ce que hoy no se ten­ga co­no­ci­mien­to del nú­me­ro de per­so­nas que prac­ti­can téc­ni­cas de de­fen­sa y ataque. En efecto, sos­tu­vo que la nor­ma­ti­va an­te­rior exi­gía pa­pel de an­te­ce­den­tes a fin de evi­tar que de­lin­cuen­tes se per­fec­cio­na­ran en los gim­na­sios. “Hoy en­se­ñan ar­tes mar­cia­les en cual­quier par­te: cen­tros co­mu­ni­ta­rios, se­des so­cia­les e igle­sias. Y no pa­gan nin­gún im­pues­to, ni pa­ten­te mu­ni­ci­pal”, di­jo.

Sin em­bar­go, lo que en­se­sen­séi ñan en di­chos lu­ga­res no es lo mis­mo, se­gún sa­peó el ka­ra­te­ca

Fe­li­pe Urrutia, cin­tu­rón ne­gro 1° dan. “Al igual que el ka­ra­te de­por­ti­vo, hay lu­ga­res don­de no en­se­ñan la so­lem­ni­dad y lo es­tric­to que son las ver­da­de­ras ar­tes mar­cia­les. Es­to no es un de­por­te, sino un es­ti­lo de vi­da”.

Se­gún ellos, al no es­tar re­gu­la­das las ar­tes mar­cia­les tam­bién se dio man­ga an­cha pa­ra que de­lin­cuen­tes la ocu­pen pa­ra ge­ne­rar más vio­len­cia en la ca­lle.

QUE­RE­LLA

La ma­la pa­ta ha per­se­gui­do en los úl­ti­mos me­ses al Pe­dro Pino, pues des­cu­brió que va­rias aca­de­mias a lo lar­go del país usa­ban su nom­bre e in­clu­so uti­li­za­ban su cha­pa pa­ra pe­dir pla­ta.

“In­ter­pu­se que­re­llas cri­mi­na­les con­tra quie­nes usan las mar­cas sin au­to­ri­za­ción en La Se­re­na, An­to­fa­gas­ta, Con­cep­ción, Pen­co, Los Án­ge­les y en San­tia­go”, mo­vió el nun­cha­ku y ase­gu­ró que es­tá la patá con la dis­ci­pli­na por fal­ta de con­trol.

www.la­cuar­ta.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.