Mi­re ca­ba­lle­ro:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Lo úni­co bueno de su car­ta es que le ti­ró flo­res al Copihue de Oro, por­que la se­ño­ri­ta quie­re ir. A to­do es­to, a los lec­to­res apro­ve­cho de in­for­mar­les que, apar­te de www.puntoticket.cl, ese mis­mo día, es de­cir el 25 de no­viem­bre, pue­den com­prar la en­tra­da en la bo­le­te­ría. Pe­ro va­mos al grano. Pri­me­ro: há­ga­le un exa­men pa­ra ca­char si es­tá o no em­ba­ra­za­da. Me hue­le a atraso de ner­vios. Si es po­si­ti­vo, le re­co­mien­do que em­pie­ce a pre­pa­rar­se pa­ra ex­pli­car­le el pas­te­la­zo que se man­dó a su es­po­sa. Sin em­bar­go, por ex­pe­rien­cia creo que ella no lla­mó a la ci­güe­ña, y que es­to le ser­vi­rá pa­ra no an­dar sol­tan­do el man­gua­co por fue­ra si tie­ne una lin­da fa­mi­lia. Y el per­la que­ría ir al Copihue. Si no pa­sa na­da, que la se­ño­ri­ta va­ya so­la o in­vi­te a al­guien. O me­jor, que se preo­cu­pe de qué ha­rá con su fu­tu­ro en vez de ir al show más gran­de de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.