MARCELO “FA­BRI­CIO’’ RÍOS

EL CHINO DI­JO QUE ERA UN TRÍPODE Y NÚ­ME­RO UNO EN EL CATRE; HA­BLÓ HAS­TA DE CEN­TÍ­ME­TROS EN CHV

La Cuarta - - PORTADA - NA­TA­LIA GALAZ A. @la­cuar­ta_n­ga­laz www.la­cuar­ta.com

Marcelo Ríos es ca­ra de nal­ga, pe­ro no cual­quie­ra, sino co­mo la de la Jhen­delyn. Y aun­que co­rre el ries­go de que Jarita se tien­te an­te tal ca­rac­te­rís­ti­ca, el he­cho de no te­ner na­cio­na­li­dad uru­gua­ya lo po­ne a sal­vo. Aun­que pa­ra ser fran­cos, igual no es­ta­ría ni ahí. Por al­go se­ría ca­paz de dar­le el da­to del den­tis­ta de “Vi­so­gol” a Lui­si­to Suá­rez o se ha­ría so­cio de “De­fen­sa y Jus­ti­cia” pa’ pu­ro su­frir con Bec­ca­ce­ce.

Sí, es po­lé­mi­co, atre­vi­do, pe­ro tam­bién es hu­mano. Y can­che­ro, con y sin “n”. Así al me­nos lo de­mos­tró en el pro­gra­ma “El Cubo”, de Chi­le­vi­sión, que es­ta no­che ten­drá su gran es­treno, a las 22.30 ho­ras. Ahí el ex nú­me­ro uno del mun­do se sin­ce­ró fren­te a cua­tro pan­ta­llas gi­gan­tes y una cu­rio­sí­si­ma voz en off. Y su des­ta­pe fue to­tal. Si no lo cree, ca­che sus me­jo­res fra­ses en el dia­rio pop, que tu­vo ac­ce­so ex­clu­si­vo al pro­gra­ma.

“Pa­ra en­trar en con­fian­za, ¿có­mo te lla­mái tú”, le pre­gun­tó el Chino a Diana Mas­sis, su in­ter­lo­cu­to­ra, pa­ra lue­go re­ci­bir el sa­lu­do de su hi­ja Cons­tan­za, fru­to de la re­la­ción con Giu­lia­na So­te­la. “Se ha vuel­to una hi­ja-ami­ga, me gus­ta ver­la y es­tar con ella, pe­ro me car­gan los jo­tes. Es de­ma­sia­do mu­jer pa­ra su edad, an­dan los vie­jos ver­des de 40 o 50 dan­do vuel­tas. En Baha­mas se le acer­ca­ban y la que­rían in­vi­tar un co­pe­te. Te­nía que lle­gar yo y de­cir­les que só­lo tie­ne 15 años”, ex­pli­có el zur­do.

¿Pre­pa­ra­do pa­ra con­ver­tir­se en sue­gro? “No soy ce­lo­so, es par­te de la vi­da que ten­ga un po­lo­lo, que lo pa­se bien. Mien­tras es­té ena­mo­ra­da de al­guien cer­cano a su edad, que la quie­ra y cui­de, no me apro­ble­ma que ten­ga re­la­cio­nes se­xua­les. Es im­por­tan­te que la pri­me­ra vez sea al­go bo­ni­to. ¿Si quie­ro que me cuen­te con de­ta­lles? Me gus­ta­ría que me ten­ga con­fian­za. Hemos ha­bla­do de pas­ti­llas y con­do­nes, ella la tie­ne cla­ra”, agre­gó.

¿Ve? Más ma­du­ro que el pre­si de Ve­ne­zue­la, al­go com­ple­ta­men­te dis­tin­to a su épo­ca de te­nis­ta pro­fe­sio­nal. “En un mo­men­to has­ta yo me caía mal”, con­tó, pa­ra lue­go re­cor­dar un epi­so­dio cu­rio­so con el pe­rio­dis­ta Nel­son Flo­res, au­tor del li­bro “El ex­tra­ño de pe­lo lar­go”. Por si no ca­cha, el re­por­te­ro di­ce que una vez el ído­lo

Hay ga­llos que cuen­tan has­ta cuan­do van a ca­gar, yo no lo ha­go. El Twit­ter lo es­toy usan­do co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo”. Pien­so que des­pués de la muer­te no hay na­da. Te mo­rís y ca­gas­te, aun­que igual re­zo cuan­do es­toy en pro­ble­mas”. No sé si fui yo el que in­ven­tó el ‘no es­toy ni ahí’. La so­cie­dad , la pren­sa, me hi­cie­ron así. No su­pie­ron tra­tar a un ído­lo”.

El crack tam­bién re­cor­dó el ata­do hú­me­do con un ti­po en La Serena: “Una meá no le ha­ce mal a na­die. Hay que ser ton­to pa­ra acu­sar. Y tam­po­co le meé la ca­ra”.

se me­tió en su com­pu y cam­bió la pa­la­bra “pe­lo” por el cua­tro le­tras.

“Yo creo que Nel­son lle­gó tan cu­ra­do a la pie­za que le­yó al­go que no era. Se pa­só un ro­llo, de que te­nía el ‘pi­co’ lar­go. Pe­ro es ver­dad, es ver­dad... es así”, in­di­có el Chino, ju­ran­do que su “ídem” tuer­to es pri­vi­le­gia­do. Por eso, Diana Mas­sis aga­rró pa­pa y se dio el si­guien­te diá­lo­go, no ap­to pa­ra man­gue­ras cor­tas:

-A ver, ¿pe­ro de cuán­tos cen­tí­me­tros ha­bla­mos?

-Mmm, 21 la úl­ti­ma vez.

-Me dio un po­co de plan­cha... -¿Por qué? ¿Es­tá bien 21? ¿Cuán­to es una me­di­da nor­mal pa­ra ti?

-¿14?

-¡Pe­ro esa hueá es chi­ca!

-En­ton­ces 20...

-¿Nor­mal 20?

-No sé. Es que no an­do con una re­gla en la mano...

-No hay que te­ner re­gla, hay que te­ner ojos...

Pun­to, set, par­ti­do, Mas­ters Se­rie y Grand Slam pa­ra Marcelo Ríos. Y de ya­pa, un “Copihue de Oro”, ¿ve que su repu­tación son las pri­me­ras le­tras de ese pre­mio? Y si bien no ten­drá un na­ri­gón de ojos caí­dos co­mo el del ne­gri­to del “wa­zap”, igual le po­ne em­pe­ño. Por al­go ya tie­ne seis hi­jos, pueh. Más res­pe­to con la gua­ri­fai­fa del Chino, que es pu­ra ca­li­dad.

La cues­tión es que así co­mo re­pa­só esa “tra­ve­su­ra” de ju­ven­tud, el crack tam­bién abor­dó el ca­pí­tu­lo más “ure­tra­do” de su ca­rre­ra: la mea­da a un ti­po en La Serena. “Sa­le de­ta­lla­do en el úl­ti­mo ca­pi­tu­lo del li­bro, tie­nen que com­prar­lo. Só­lo di­ré que es­ta­ba tan cu­ra­do que no me acuer­do. Lo que sí sé es que es un ta­ra­do el que ha­bló. En vez de ir don­de es­ta­ba yo y de­cir­me ‘oye hueón, me meas­te, qué te pa­sa’, lla­mó a los pe­rio­dis­tas pa­ra acu­sar­me en una con­fe­ren­cia con vis­ta al mar”, se que­jó Ríos.

¿Si le hu­bie­se pa­sa­do a él, no se ha­bría enoja­do? “No poh, si el ti­po es­tá cu­ra­do y me mea, qué voy a ha­cer. No lo acu­sa­ría, hay que ser ton­ti­to. Una meá no le ha­ce mal a na­die, poh. Y tam­po­co le meé la ca­ra. Su­pon­go que fue el pan­ta­lón, no sé, si es­ta­ba cu­rao. Lo ha­ría cien ve­ces más, pe­ro en la ca­ra”, con­fe­só.

¡Uf! Así es el Chino, cu­ya úl­ti­ma anéc­do­ta se dio al que­dar en pa­na en Man­quehue. “Me atra­ve­sé en la ca­lle, me em­pe­za­ron a pu­tear, que co­rrie­ra la man­da­ri­na”, in­di­có, por su lu­jo­so McLa­ren 570s de co­lor naranjo. A raíz de eso sur­gió el co­mer­cial de Uber y su fra­se “na­da, ce­ro, pa­to”, que se po­pu­la­ri­zó ca­si tan­to co­mo el “no es­toy ni ahí”. Cla­ro que aho­ra lo que sí le im­por­ta es la fa­mi­lia y que la gen­te lo co­noz­ca, así, au­tén­ti­co y bueno pa­ra las xu­xa­das.

Vi­sí­te­nos en www.la­cuar­ta.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.