LA DO­BLE vida del pe­la­do ca­li­fa

“Eco­no­mis­ta” pa­sa­ba me­ti­do en un night club, don­de gas­ta­ba mi­llo­nes en mi­nas y co­pe­te

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea w w w . l a c u a r t a . c o m

En los úl­ti­mos ocho años era ha­bi­tual que cuan­do al­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción ne­ce­si­ta­ba la opi­nión de un ex­per­to en eco­no­mía lla­ma­ran al Rafa Ga­ray, y el pelao te­nía una gran dis­po­si­ción pa­ra aten­der a los pe­rio­dis­tas.

Dos he­chos die­ron una aler­ta so­bre la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad del in­ge­nie­ro co­mer­cial. En di­ciem­bre del 2007 fue no­ti­cia un cho­que en el que par­ti­ci­pa­ron tres vehícu­los en Pro­vi­den­cia. Uno de los con­duc­to­res era Ga­ray, quien re­sul­tó ile­so, pe­ro su ho­ja de vida no, por­que el ca­li­fa que an­da­ba con unas mi­nas del Pas­sa­po­ga mar­có 2,3 gra­dos en la al­coho­le­mia.

El 2011 el in­ci­den­te que vi­vió fue mu­cho me­nos gra­ve, pe­ro igual de sig­ni­fi­ca­ti­vo: el Rafa pro­ta­go­ni­zó un en­la­ce te­le­vi­si­vo con el ma­ti­nal de TVN a las 7.30 ho­ras y, por su for­ma de ha­blar, dio la im­pre­sión de que es­ta­ba com­ple­ta­men­te arri­ba de la pe­lo­ta. El pelao, lue­go de ser te­ma de chis­tes en las re­des so­cia­les, se de­fen­dió; di­jo que se ha­bía to­ma­do un re­me­dio que le dur­mió la len­gua.

Esas se­ña­les que de­no­ta­ban una vida li­cen­cio­sa con­tras­ta­ban con la se­rie­dad del “eco­no­mis­ta” que ma­ne­ja­ba au­tos lu­jo­sos y ves­tía tra­jes a la me­di­da. Tam­bién su de-

sen­freno no te­nía na­da que ver con el com­pa­dre que prac­ti­ca­ba una mez­cla de ju­do y bo­xeo lla­ma­da ku­do, que su­pues­ta­men­te di­fun­día la mís­ti­ca de las ar­tes mar­cia­les del le­jano orien­te.

Lue­go, en ju­nio, vino el anun­cio de su su­pues­to cán­cer, des­pués se lo de­cla­ró co­mo una per­so­nas ex­tra­via­da, pa­ra al fi­nal con­ver­tir­se en el pró­fu­go más fa­mo­so de Chi­le por las su­pues­tas es­ta­fas que ha­bría

co­me­ti­do.

El dia­rio pop tam­bién co­la­bo­ró en re­cons­truir có­mo era la vida noc­tur­na de Ga­ray y des­cu­bri­mos que por lo ba­jo gas­ta­ba un mi­llón de pe­sos a la se­ma­na en el night club Pas­sa­po­ga, y eso que no era el úni­co ca­ba­ret que fre­cuen­ta­ba.

Con las mi­nas de la no­che era po­se­si­vo y, se­gún nos con­ta­ron, chu­pa­ba más que ori­lla de pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.