Es la me­jor del glo­blo en la ba­la

Do­ris He­rre­ra, de 80 pri­ma­ve­ras en el cuer­po, ga­nó oro pa­ra Chi­le en el Mun­dial de ta­ti­tas en Aus­tra­lia.

La Cuarta - - DEPORTES - BR­YAN SAA­VE­DRA Co­rres­pon­sal en An­to­fa­gas­ta

“A ver… en ver­dad yo lle­gué tar­de a to­do y em­pe­cé a ti­rar la ba­la a los 42 años, por­que una ami­ga me di­jo que te­nía con­di­cio­nes cuan­do ju­ga­ba bás­quet­bol”.

Así co­men­zó a prac­ti­car es­te de­por­te la me­ji­llo­ni­na Do­ris He­rre­ra Baha­mon­des, que a sus 80 pri­ma­ve­ras se con­vir­tió por se­gun­da vez en cam­peo­na del World Mas­ter Ath­le­tics Cham­pions­hips, con un tre­men­do ti­ro de 7 me­tros y 48 cen­tí­me­tros.

Pa­ra eso via­jó, me­dian­te apo­yo del Co­re, con una de­le­ga­ción de ocho de­por­tis­tas se­niors des­de An­to­fa­gas­ta has­ta la lo­ca­li­dad de Perth, Aus­tra­lia, don­de con­tó que se emo­cio­nó al ver tan­ta gen­te aplau­dien­do el de­por­te y tan­tos abue­li­tos co­rrien­do, lan­zan­do ja­ba­li­nas y mos­tran­do sus pier­nas sin pu­dor.

“Fui con mu­cha fe, pen­sé que es­te po­dría ser mi Mun­dial por­que soy res­pon­sa­ble y cons­tan­te en el en­tre­na­mien­to, a pe­sar de que cuan­do jue­ga An­to­fa­gas­ta no po­de­mos en­tre­nar. Yo te­nía es­pe­ran­za y de­cía voy a es­tar en­tre las tres pri­me­ras”, con­tó la güe­li que apro­ve­chó de co­no­cer koa­las y can­gu­ros en un zoo­ló­gi­co oceá­ni­co.

Al tor­neo, lle­ga­ron más de cua­tro mil par­ti­ci­pan­tes, los más vie­ji­tos de 95 años. Allí, la chi­le­na de­ci­dió no ha­cer los lanzamientos de prue­ba y se de­di­có a ob­ser­var a sus com­pe­ti­do­ras di­rec­tas, que re­sul­ta­ron ser las mis­mas grin­gas que su­peró en el Do­ris de­mos­tró que con 80 años to­da­vía se le pue­de po­ner em­pe­ño en los de­por­tes y po­der al­can­zar un tí­tu­lo pa­ra Chi­li­to. Mun­dial de Atle­tis­mo Mas­ter de Sa­cra­men­to, Es­ta­dos Uni­dos, en 2011: Mary Ro­man y Ch­ris­tel Don­ley. “Gra­cias a Dios me sa­lió un tre­men­do ti­ro que fue con el que ga­né”, re­ve­ló.

- ¿Có­mo fue re­en­con­trar­se con sus ri­va­les?

- Uno cha­mu­lla el in­glés y to­das nos en­ten­de­mos. Ellas in­clu­so me di­cen hooo­la cóoo­mo es­tás, tra­tan­do de co­mu­ni­car­se con uno. Son otra men­ta­li­dad.

- ¿Es muy pe­sa­da la ba­la?

- No, pa­ra los 80 años yo ya me acos­tum­bré por­que tra­ba­jo mu­cho con ella, cuan­do me voy a acos­tar me la pa­so de un la­do pa­ra otro. Dos ki­los pa­ra 80 años es su­fi­cien­te.

- ¿Qué le cau­sa prac­ti­car de­por­tes a su edad?

- Un pla­cer enor­me, ge­ne­ral­men­te en­tre­na­mos los do­min­gos en el es­ta­dio y en la se­ma­na tra­to de ha­cer­lo en la ca­lle o en si­tios eria­zos cer­ca de mi ca­sa, o en mi ca­sa pa­ra acos­tum­brar­me al pe­so de la ba­la.

- ¿La fa­mi­lia apo­ya?

- Son lo más lin­do, les gus­ta que ha­ga de­por­te. Ten­go dos hi­jas, tres nie­toss, una nie­ta y cin­co bis­nie­tos. To­dos me ayu­dan en los mun­dia­les.

A los 42 años ca­chó que te­nía con­di­cio­nes pa­ra el de­por­te. Des­de ahí que no ha pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.