Doctor Ca­ri­ño:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Ha­ce mu­cho tiem­po que no me enamo­ra­ba y lo pen­ca es que jus­to aho­ra, cuan­do lo­gro en­con­trar mi me­dia na­ran­ja, me doy cuen­ta que el ti­po es ca­sa­do y que él me pi­de te­ner una re­la­ción pa­ra­le­la a la de su fa­mi­lia. Lle­vo tres me­ses jun­tán­do­me en mo­te­les con él. De ver­dad lo ne­ce­si­ta­ba, por­que an­da­ba fal­ta al cal­do en ma­te­ria se­xual y, pa­ra ser­le fran­ca, el hom­brón le po­ne de­ma­sia­do bien en el ca­tre.

Pe­ro ya vie­ne la Na­vi­dad, el Año Nue­vo y voy a ca­char que no es­ta­rá ni ahí con­mi­go y se­gu­ra­men­te prio­ri­za­rá su fa­mi­lia. Dí­ga­me qué de­bo ha­cer. Lo cor­to o si­go con él. MA­RÍA TE­RE­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.