La ZOFRI y el Tac­na­zo

La Cuarta - - PAÍS - Por Ma­nuel Men­do­za

En 1975 un dia­rio de San­tia­go me nom­bró co­rres­pon­sal en Iqui­que. En­ton­ces im­pe­ra­ba el to­que de que­da y por de­cre­to del in­ten­den­te no po­dían re­unir­se más de 2 per­so­nas en ca­lles ni en lu­ga­res pú­bli­cos de reunio­nes.

Re­cién se ha­bía crea­do la Zo­na Fran­ca de Iqui­que y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio -cuan­do con­vo­ca­ba a sus aso­cia­dos pa­ra ana­li­zar el sistema-, de­bía pe­dir per­mi­so a la au­to­ri­dad, in­di­can­do lu­gar, fe­cha, ho­ra e iden­ti­fi­ca­ción de quié­nes irían. El pre­si­den­te de la Jun­ta de Ad­mi­nis­tra­ción de ZOFRI era el ge­ne­ral Hernán Fuen­za­li­da Vi­gar, tam­bién in­ten­den­te de Ta­ra­pa­cá.

El mi­li­tar fue co­ro­nel en 1973 y des­ti­na­do a Li­ma, co­mo agre­ga­do mi­li­tar de la Em­ba­ja­da de Chi­le en Perú. Allá co­no­ció al co­ro­nel Fran­cis­co Morales-Ber­mú­dez Ce­rru­ti, bis­nie­to del ge­ne­ral Re­mi­gio Morales-Ber­mú­dez, pre­si­den­te de Perú en 1890 y ori­gi­na­rio de Ta­ra­pa­cá cuan­do era pe­rua­na.

Los co­ro­ne­les Fuen­za­li­da y Morales-Ber­mú­dez tra­ba­ron una bue­na re­la­ción que se hi­zo amis­tad sien­do am­bos ge­ne­ra­les, uno co­mo in­ten­den­te de Ta­ra­pa­cá y el otro co­mo pri­mer mi­nis­tro del ge­ne­ral Juan Ve­las­co Alvarado, Pre­si­den­te de Perú. A tan­to lle­gó esa re­la­ción que los hi­jos de Morales-Ber­mú­dez pa­sa­ban las va­ca­cio­nes en Iqui­que, en la ca­sa de Fuen­za­li­da, via­jan­do a los pue­blos de Pi­ca y Ta­ra­pa­cá, cu­na de sus an­ces­tros. Los hi­jos de Fuen­za­li­da, a su vez, iban de va­ca­cio­nes a Li­ma a la ca­sa de Morales-Ber­mú­dez.

En­ton­ces era fuer­te el mi­li­ta­ris­mo en Chi­le y Perú. Allá, Ve­las­co Alvarado or­de­na­ba la com­pra de avio­nes Mig y tan­ques ru­sos, ca­pa­ces de trans­por­tar 20 in­fan­tes en sus cu­bier­tas. Mu­chos mi­li­ta­res pen­sa­ban que, agru­pa­dos en Tac­na, po­drían cru­zar la fron­te­ra y re­cu­pe­rar Ari­ca. En Iqui­que, a la vez, eran re­for­za­dos los 5 re­gi­mien­tos exis­ten­tes y en el de­sier­to se con­cen­tra­ban ar­ma­men­to de uni­da­des de la zo­na cen­tral, pa­ra que, en ca­so de con­flic­to, tras­la­dar a sus sol­da­dos en avio­nes.

En ese am­bien­te, el 28 de agos­to de 1975, el ge­ne­ral Hernán Fuen­za­li­da re­ci­bió un lla­ma­do -des­de Tac­na-, del ge­ne­ral Fran­cis­co Morales-Ber­mú­dez quien le de­cía que ce­le­bra­ban los 50 años de la re­in­cor­po­ra­ción de esa ciu­dad a la so­be­ra­nía del Perú, tras la ocu­pa­ción chi­le­na. Es­ta­ba con los co­man­dan­tes de las cin­co re­gio­nes mi­li­ta­res de Perú y que al día si­guien­te “mo­ve­rían los fie­rros” (tan­ques y blin­da­dos), pe­ro que no irían a Chi­le. Se­ría la de­mos­tra­ción pa­ra de­rro­car a Ve­las­co Alvarado.

El ge­ne­ral Fuen­za­li­da in­for­mó a San­tia­go, des­de don­de le res­pon­die­ron que or­de­na­ra alerta a las tro­pas del Nor­te Gran­de, por si las mos­cas.

Al día si­guien­te, en ce­re­mo­nia pú­bli­ca, Morales-Ber­mú­dez anun­ció que, por de­ci­sión del Ejér­ci­to, Ar­ma­da y Fuer­zas Aé­rea, Ve­las­co Alvarado era re­le­va­do de sus fun­cio­nes, por no ha­ber cum­pli­do con los ob­je­ti­vos del go­bierno mi­li­tar. Fue un gol­pe in­cruen­to, co­no­ci­do co­mo el Tac­na­zo. Así, en Chi­le su­pie­ron -an­tes que en Perú-, de la caí­da de

Ve­las­co Alvarado. En

Tac­na -a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na- se co­no­ció la no­ti­cia trans­mi­ti­da por una ra­dio chi­le­na de que el Tac­na­zo se­ría al me­dio­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.