Dipu­tadas ca­na­dien­ses se aga­rran de las me­chas por un “pun” en ple­na sesión

PAR­LA­MEN­TA­RIA DI­JO “PE­DO” EN SU DIS­CUR­SO SO­BRE EL EM­PLEO Y DESATÓ EL ENOJO DE UNA CO­LE­GA

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

El en­fren­ta­mien­to que tie­ne di­vi­di­dos a al­gu­nos par­la­men­ta­rios ca­na­dien­ses no se tra­ta de una ex­plo­sión con aro­mas sos­pe­cho­sos, sino más bien de una ex­pre­sión que ter­mi­nó sien­do in­có­mo­da pa­ra al­gu­nos.

En ple­na sesión, la dipu­tada Mi­che­lle Rem­pel to­mó el mi­cró­fono pa­ra ma­ni­fes­tar la que­ja so­bre la ge­ne­ra­ción de em­pleos en la pro­vin­cia de Al­ber­ta, a la que ella re­pre­sen­ta. La par­la­men­ta­ria cues­tio­nó a sus pa­res: “¿Por qué el go­bierno tra­ta a Al­ber­ta co­mo un pe­do en la ha­bi­ta­ción? ¿Na­die quie­re ha­blar al res­pec­to o re­co­no­cer­lo?”.

Fi­ni­ta ora­ción enojó a la lí­der del par­ti­do ver­de Eli­za­beth May, quien se ofen­dió por la fra­se “de sa­lón” con la que se que­jó su co­le­ga de la­bo­res.

Eli­za­beth May re­cla­mó por las pa­la­bras es­pon­tá­neas de Rem­pel: “La oí de­cir una pa­la­bra que cla­ra­men­te no es par­la­men­ta­ria y creo que ella po­dría re­ti­rar­la”.

Co­mo si es­to fue­ra po­co y sin que­rer sa­lir del es­pan­to an­te la pa­la­bra que ha­bía es­cu­cha­do, agre­gó “La pa­la­bra era P-E-D-O”, de­le­treán­do­la de­te­ni­da­men­te pa­ra evi­tar pro­nun­ciar­la.

An­te la reac­ción que ha­bía re­ci­bi­do por sus pa­la­bras, Mi­che­lle Rem­pel sos­tu­vo lo di­cho, y res­pon­dió el co­men­ta­rio a Eli­za­beth May. “¿Mi co­le­ga es­tá ha­blan­do real­men­te en se­rio? Aca­bo de dar un apa­sio­na­do dis­cur­so so­bre apo­yar el em­pleo de Al­ber­ta, ¿y eso es lo que la lí­der de un par­ti­do po­lí­ti­co tie­ne que de­cir? No, no lo re­ti­ro”, re­ma­chó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.