RAQUELITA FUE A INAU­GU­RA­CIÓN DE PLA­ZA DE LA QUINTRALA EN GRANEROS

La do­ña, que in­ter­pre­tó a la mal­va­da, inau­gu­ró su es­cul­tu­ra en Graneros

La Cuarta - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea DA­NIEL BAHAMONDES www. la cu ar ta.com

Tan pu­len­ta fue la in­ter­pre­ta­ción que Ra­quel Ar­gan­do­ña hi­zo de la Quintrala en la se­rie ho­mó­ni­ma so­bre el per­so­na­je que reali­zó TVN en 1987, que des­de en­ton­ces es iden­ti­fi­ca­da con el apo­do de la mu­jer que vi­vió en­tre 1604 y 1665.

Por eso mis­mo, la in­vi­ta­ron a Graneros a la inau­gu­ra­ción de una es­cul­tu­ra de la Ca­tra­la. En la mu­ni qui­sie­ron des­ta­car que la di­fun­ta do­nó los te­rre­nos don­de se em­pla­za la co­mu­na.

Igual, da­do el per­fil de la ho­me­na­jea­da, en la ciu­dad hu­bo po­lé­mi­ca cuan­do la idea se plan­teó, por­que al­gu­nos re­cla­ma­ron que se des­ta­que a un per­so­na­je que ha­bría tor­tu­ra­do a sus es­cla­vos, y se­gún la le­yen­da te­nía pac­to con el dia­blo.

Has­ta el cu­ra Fran­cis­co Cá­ce­res ma­ni­fes­tó que “era una lo­cu­ra”, por­que en vez de re­cor­dar a las mu­je­res bue­nas, se real­za­ba la fi­gu­ra de la hi­ja del mal.

La mo­vi­da se le ocu­rrió a la Fun­da­ción pa­ra el Ar­te, Cul­tu­ra y Deportes que di­ri­ge el al­cal­de Clau­dio Se­go­via, quien ma­ni­fes­tó que “la Quintrala re­pre­sen­ta a una lí­der que fue ca­paz, en esa épo­ca, de re­la­cio­nar­se con el po­der es­pa­ñol y la Igle­sia. Ella in­te­gra uno de los hi­tos en la con­for­ma­ción de Graneros, y es pre­ci­sa­men­te es­te he­cho so­bre el cual que­re­mos po­ner el acento”.

En cuan­to a su his­to­ria ne­gra, Se­go­via di­jo que “mu­chos ha­blan de su mal­dad, pe­ro no­so­tros apun­ta­mos al res­ca­te pa­tri­mo­nial y al tu­ris­mo que pue­de ge­ne­rar”.

El es­cul­tor Gui­ller­mo To­rreal­ba ela­bo­ró la fi­gu­ra de cin­co me­tros que cos­tó $6.000.000. El ma­te­rial que usó es un tron­co se­co de un ár­bol cen­te­na­rio que es­ta­ba en la pla­za de ar­mas, que se ins­ta­ló fren­te a una ca­sa co­lo­nial.

A la inau­gu­ra­ción la Ar­gan­do­ña se de­jó caer muy bron­cea­da, ves­ti­da con un tra­je co­lor pa­lo de ro­sa, y cor­tó la cin­ta tri­co­lor.

So­bre su men­to­ra, la Quintrala de la te­le di­jo que “es una mu­jer de la épo­ca co­lo­nial, y co­mo era mu­jer se le cri­ti­có mu­cho, pe­ro yo la amo, y amo el per­so­na­je que hi­ce pa­ra la te­le­vi­sión. Creo que fue una pro­duc­ción ex­ce­len­te”.

Del ca­rác­ter de am­bas, la Ra­ca con­tó que “me sien­to iden­ti­fi­ca­da con ella, por­que ten­go una per­so­na­li­dad muy fuer­te, fe­mi­nis­ta, que lu­cha por lo que quie­re”, y sol­tó que nun­ca le ha pe­na­do, “al con­tra­rio, yo creo que me pro­te­ge, hay que te­ner­le más sus­to a los vi­vos que a los muer­tos. Es­toy muy enamo­ra­da de ella, la apren­dí a que­rer con el tiem­po que la re­pre­sen­té”.

En tan­to, al­gu­nos ve­ci­nos co­men­ta­ron que a la Quintrala muer­ta no le tie­nen mie­do, pe­ro que la ilus­tre vi­si­ta es tan pa­ra­da en la hi­la­cha que in­ti­mi­da más que la fi­na­da.

Al­gu­nos ve­ci­nos re­cla­ma­ron que se des­ta­que la fi­gu­ra de una mu­jer tan mal­va­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.