Se­pa por qué es bueno que los ta­ti­tas ten­gan una mas­co­ta

Los acom­pa­ñan, en­tre­tie­nen, me­jo­ran su au­to­es­ti­ma y los sa­can de la de­pre­sión

La Cuarta - - PARASERVIRLE - Por Ale­xis To­rres Ur­zúa

Se­gún va­rios es­tu­dios, las mas­co­tas ge­ne­ran efec­tos po­si­ti­vos en los ta­ti­tas, quie­nes se be­ne­fi­cian de su com­pa­ñía y di­ver­sión.

“Mu­chos adul­tos ma­yo­res no tie­nen un so­por­te emo­cio­nal y son per­so­nas que, ade­más de su­frir la in­cle­men­cia de los años, de­ben lle­var con­si­go la so­le­dad y de­pre­sión”, afir­ma la pro­fe de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, Fla­via Mon­te­ne­gro.

Por eso, es­ta­ble­cer una ru­ti­na de cui­da­do y acom­pa­ña­mien­to con la mas­co­ta, ani­ma a los güe­li­tos, les en­tre­ga una ta­rea y un mo­ti­vo pa­ra con­ti­nuar por los ca­mi­nos de la vi­da. “Preo­cu­par­se de las en­tre­te­ni­das ac­ti­vi­da­des que ha­rán jun­tos les ge­ne­ra un es­ta­do de fe­li­ci­dad per­ma­nen­te a las per­so­nas de edad avan­za­da y la te­nen­cia de mas­co­tas pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo un real sal­va­vi­das emo­cio­nal”, ase­gu­ra Mon­te­ne­gro.

En re­su­men, la es­pe­cia­lis­ta con­fir­ma que los be­ne­fi­cios de con­tar con una mas­co­ta pa’ los ve­te­ra­nos son múl­ti­ples:

■ Se con­vier­ten en com­pa­ñe­ros in­con­di­cio­na­les.

■ Es­pan­ta la flo­je­ra en los ta­ti­tas y los in­vi­ta a mo­ver las pa­ti­tas y a sa­lir a pa­sear por ahí.

■ Fa­ci­li­tan la so­cia­bi­li­za­ción con nue­vas per­so­nas y/o me­jo­ran las re­la­cio­nes en la fa­mi­lia.

■ Me­jo­ran el áni­mo, la se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma.

■ Pue­den ser­vir de “aler­ta” pa­ra las per­so­nas con tras­tor­nos au­di­ti­vos o vi­sua­les.

Pón­ga­leHARTOOJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.