Bo­se tu­vo que co­rrer pa’ su­mar­se al “Abra­zo”

La Cuarta - - DEPORTES -

So­fía se pa­só pa’ en­tu­sias­ta. In­clu­so, Gus­ta­vo Lo­ren­zet­ti la ca­li­fi­có como la más fa­ná­ti­ca de to­do el gru­po que es­ta­ba en el Ins­ti­tu­to Te­le­tón a esa ho­ra. Cla­ro que cuan­do vio a Jean Beau­se­jour, sus oji­tos se ilu­mi­na­ron y gri­tó eu­fó­ri­ca has­ta que lo­gró abra­zar­lo. “Me cam­bias­te”, le “re­cla­mó” el por­te­ro Co­llao. Ella só­lo reía.

Ahí Bo­se hi­zo una pau­sa pa­ra to­mar­se una fo­to con la pe­que­ña de 17 años, quien, pe­se a su di­fi­cul­tad pa­ra ha­blar y mo­ver­se, re­pe­tía una y otra vez que era de la “U”. Tam­bién hi­zo un ges­to de “fuer­za” con su bra­zo de­re­cho cuan­do tu­vo a “Pal­ma­to­ria” en fren­te. “¿Si es su fa­vo­ri­to? Ella los quie­re a to­dos”, ex­pli­có su mamá.

La cues­tión es que la vi­si­ta del mo­ro­cho al Ins­ti­tu­to Te­le­tón no pa­só pio­la. Una ho­ra y cuar­to an­tes, Gus­ta­vo Lo­ren­zet­ti, Ma­ti Ro­drí­guez, Nel­son Es­pi­no­za, Ro­dri­go Ure­ña y Gon­za­lo Co­llao ha­bían lle­ga­do al re­cin­to de Es­ta­ción Cen­tral pa­ra su­mar­se al “Abra­zo de Chi­le” y mo­ti­var a la pí­pol pa’l 2 y 3 de di­ciem­bre. Jean, sin em­bar­go, es­ta­ba “tan­ti­to” atra­sa­do.

El pun­to es que con Pao­la Ferrero, la so­li­da­ria pa­tro­na de Carlos He­ller, a la ca­be­za, el lo­te re­co­rrió el re­cin­to, ha­bló con los doc­to­res, fir­mó ca­mi­se­tas y po­só pa’ las sel­fies. Cla­ro que cuan­do lle­gó Bo­se, el des­or­den fue to­tal y has­ta las “tías” se pu­sie­ron a la co­la. Es que no to­dos los días es­tán al la­do de un bi­cam­peón. A fal­ta de Johnny, bueno fue Beau­se­jour.

Fran­cis­co Ar­ce tam­bién lo pen­só así. El jo­ven de 19 años pa­de­ce síndrome de Torch (in­fec­ción ma­ter­na que afec­ta al fe­to en ges­ta­ción) y has­ta se atre­vió a dar al­gu­nos pa­sos fren­te a sus ído­los. “Él de­be­ría es­tar ve­ge­tal, pe­ro ha sa­li­do ade­lan­te y se co­mu­ni­ca con len­gua­je de se­ñas. Has­ta tie­ne Fa­ce­book y What­sapp”, ex­pli­có su ma­mi y pro­fe, Ma­ría Isa­bel Es­tra­da.

Por eso, la pre­sen­cia de los azu­les re­sul­tó tan im­por­tan­te pa’ mo­ti­var a los pe­que­ños y pe­dir un em­pu­jon­ci­to pa’ las 27 ho­ras de amor. “Ellos son ver­da­de­ros su­per­hé­roes. Só­lo nos que­da de­cir­les que si­gan con fuer­za y ener­gía, por­que a ve­ces la vi­da es du­ra. El res­to es ta­rea nues­tra”, in­di­có Gus­ta­vo Lo­ren­zet­ti, el pe­que­ño duende con co­ra­zón gi­gan­te.

Ju­ga­do­res azu­les vi­si­ta­ron el Ins­ti­tu­to Te­le­tón pa’ com­par­tir con los ni­ños, pe­ro Jean se atra­só más de una ho­ra. Igual fue el re­ga­lón, in­clu­so pa’ las “tías”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.