Pacientes de hos­pi­tal de Mul­chén re­ci­ben vi­si­tas por Sky­pe

La Cuarta - - MI BARRIO POP -

IDEA SAL­VA A ENFERMITOS QUE NO PUE­DEN RE­CI­BIR VI­SI­TAS

Desde el año pa­sa­do los cabros del hos­pi­tal de Mul­chén, en la Re­gión del Bio­bío, se las man­da­ron y fue­ron ges­tan­do la mo­vi­da de “vi­deo vi­si­ta” vía Sky­pe pa­ra fa­ci­li­tar el con­tac­to de pacientes hos­pi­ta­li­za­dos con fa­mi­lia­res ubi­ca­dos en cual­quier lu­gar de Chi­le y el mun­do.

La gra­cia de la ini­cia­ti­va, que se en­mar­ca en el programa “Hos­pi­tal Ami­go”, es que es muy usa­do por el fa­mi­lión que es­tá a gran­des dis­tan­cias, ya sea por pega o es­tu­dios, pe­ro tam­bién por pe­ques que no tie­nen au­to­ri­za­ción pa­ra in­gre­sar como vi­si­ta o pa­ra en­fer­mos que re­quie­ren ais­la­mien­to y tie­nen prohi­bi­das las vi­si­tas.

¿No ca­cha qué cres­ta es Sky­pe? Se tra­ta de un pro­gra­mi­ta pa­ra el com­pu, y tam­bién una apli­ca­ción pa’l ce­lu, que per­mi­te rea­li­zar vi­deo­lla­ma­das, o sea, que los par­lo­tean se vean a tra­vés de vi­deo ¿Ca­chó?

Desde el hos­pi­tal ase­gu­ran que ha si­do una gran he­rra­mien­ta pa­ra apo­yar los pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción de los en­fer­mos y ha hu­ma­ni­za­do el tra­to. “Nos di­mos cuen­ta que ha­bía una ne­ce­si­dad en el usua­rio de acer­car la sa­lud a las per­so­nas, don­de no só­lo im­por­te la par­te bio­mé­di­ca, sino que tam­bién lo es­pi­ri­tual”, se­ña­la Ale­jan­dro Man­rí­quez, di­re del hos­pi­tal de Mul­chén.

A PURO ÑEQUE

El doc cuen­ta que la ini­cia­ti­va par­tió cuan­do ca­cha­ron que “mu­chos ni­ños no po­dían vi­si­tar a los adul­tos, ya que las nor­mas de los hos­pi­ta­les im­pi­den que los menores de 14 años ac­ce­dan a ser­vi­cios clí­ni­cos por el ries­go de las in­fec­cio­nes. En ese con­tex­to, ge­ne­ra­mos la idea pa­ra apro­ve­char tec­no­lo­gías exis­ten­tes y de ma­ne­ra muy ar­te­sa­nal trans­for­ma­mos un equi­po de pre­sión da­do de ba­ja, lo reade­cua­mos con un no­te­book que com­pra­mos y eso lo trans­for­ma­mos en una pla­ta­for­ma que per­mi­te tras­la­dar­lo pa­ra que que­de a la al­tu­ra del pa­cien­te. Y ahí se pue­de co­mu­ni­car con sus fa­mi­lia­res que es­tán fue­ra del re­cin­to”.

CA­SOS

El lo­lo Da­niel Cis­ter­na, quien es­tu­vo ais­la­do por ataos con dro­gas, cuen­ta que “es­tu­ve tres me­ses hos­pi­ta­li­za­do a la es­pe­ra de ser tras­la­da­do a un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción y no po­día re­ci­bir vi­si­tas, lo que me te­nía ba­jo­nea­do. Pe­ro me die­ron la opor­tu­ni­dad de las vi­deo vi­si­tas, me co­mu­ni­qué con mi mamá y fue ba­cán. Te ayu­da mu­cho. De al­gu­na ma­ne­ra te sien­tes acom­pa­ña­do. Te sube la mo­ral y el áni­mo”.

El doc Man­rí­quez cuen­ta que “el per­so­nal se ha emo­cio­na­do en mu­chos ca­sos”, ya que han vis­to có­mo un pe­que en­fer­mo se pu­do co­mu­ni­car con su pa­pi que es­ta­ba tra­ba­jan­do en el norte o có­mo una ma­mi as­má­ti­ca char­la­ba con su hi­ji­ta que no po­día vi­si­tar­la.

A su vez, el di­rec­tor va­lo­ra la má­qui­na y sa­ca aplau­sos ya que “apa­ren­te­men­te so­mos los pio­ne­ros en el país con es­to. No co­noz­co otro hos­pi­tal que lo im­ple­men­te. Pe­ro es sú­per re­pli­ca­ble ya que se re­uti­li­za lo que se tie­ne y es muy ba­ra­ta en su im­ple­men­ta­ción”.

Apa­ren­te­men­te so­mos los pio­ne­ros en el país con es­to (...), pe­ro es sú­per re­pli­ca­ble ya que se re­uti­li­za lo que se tie­ne”.

Ale­jan­dro Man­rí­quez, di­re del hos­pi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.