¡Si­gue el chi­pe li­bre en es­ta­ción Ira­rrá­za­val!

Sin pro­ble­ma nos co­la­mos por el as­cen­sor pa­ra li­sia­dos que lle­ga al an­dén

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

El as­cen­sor pa­ra per­so­nas con movilidad li­mi­ta­da, que per­mi­te ac­ce­der al an­dén de la es­ta­ción Ira­rrá­za­val, de la Lí­nea 5, es­tá en el cen­tro de la po­lé­mi­ca por­que la pren­sa de­nun­ció su mal uso.

El in­gre­so al ele­va­dor se ubi­ca afue­ra de la es­ta­ción por el ban­de­jón cen­tral de ca­lle Bus­ta­man­te, y las per­so­nas que des­cien­den por ahí lle­gan di­rec­ta­men­te al tú­nel. Lo más chis­to­so es que se efec­túa al gra­tín.

Des­de que la cues­tión es­tá en fun­cio­na­mien­to, el apa­ra­to es usa­do por gen­te sa­na que apro­ve­cha la gra­tui­dad, y eso mo­les­ta a los li­sia­dos por­que en ho­ras pun­ta de­ben ha­cer fi­la pa­ra ac­ce­der al as­cen­sor. Además, re­pre­sen­ta una pér­di­pa­sa da mo­ne­ta­ria pa­ra el Me­tro que de­ben asu­mir los pa­sa­je­ros que sí pagan.

Pa­blo Pé­rez usa mu­le­tas por las se­cue­las de un ac­ci­den­te vas­cu­lar, tie­ne ar­tro­sis en las dos ca­de­ras y además es dia­bé­ti­co. El ca­ba­lle­ro com­ple­men­ta su pen­sión de in­va­li­dez con el suel­do que re­ci­be co­mo ju­nior en una au­to­mo­to­ra, y nos di­jo que le mo­les­ta el abu­so del as­cen­sor por par­te de per­so­nas sa­nas.

“El otro día en la es­ta­ción Vi­cen­te Val­dés, en don­de lo mis­mo, tu­ve que ha­cer una gran fi­la pa­ra en­trar y la gen­te se enoja­ba con­mi­go por ha­cer va­ler la pre­fe­ren­cia que ten­go. Además, el as­cen­sor es pa­ra cua­tro per­so­nas y a ve­ces se me­ten quin­ce es­co­la­res”, acu­só.

Di­fe­ren­te es la opi­nión de un lote de can­tan­tes y co­mer­cian­tes am­bu­lan­tes que tra­ba­ja en los va­go­nes del me­tro. Los com­pa­dres, que se reúnen jus­ta­men­te en unas ban­cas ba­jo la som­bra de unos ár­bo­les a me­tros del as­cen­sor de Ira­rrá­za­val, nos di­je­ron que pa­ra ellos es­tá bien en­trar sin pa­gar, por­que no usan el Me­tro pa­ra tras­la­dar­se, sino que pa­ra ga­nar­se la vi­da, y se­gún su pun­to de vis­ta se­ría irra­cio­nal can­ce­lar pa­ga tra­ba­jar.

Ca­so apar­te es el res­to de la gen­te que se avi­va y via­ja gra­tis. Su ex­cu­sa es que el pa­sa­je es muy ca­ro y que co­mo la mi­cro es gra­tis (pa­ra ellos que eva­den), el pa­te­go­ma de­be­ría ser igual.

En la em­pre­sa es­ta­tal ha­bían in­for­ma­do que pon­drían un guar­dia vi­gi­lan­do el in­gre­so de las per­so­nas a la es­ta­ción, pe­ro ayer a las 13.00 ho­ras na­die ha­bía y en­tra­mos gra­tis sin ata­do. Además, Me­tro con­tó que el pró­xi­mo año pon­drá tor­ni­que­tes, ba­rre­ras de vi­drio y un ac­ce­so es­pe­cial pa­ra per­so­nas con movilidad re­du­ci­da.

En la es­ta­ción Vi­cen­te Val­dés pa­sa lo mis­mo, mu­chos usan los as­cen­so­res pa­ra no pa­gar”.

Pa­blo Pé­rez, li­sia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.