Pro­fe de yo­ga ma­tó a dos la­dro­nes en Ba­tu­co

La nor­te­ame­ri­ca­na Ha­ri Nam Kaur re­pe­lió asal­to a su par­ce­la a pun­ta de balazos

La Cuarta - - PAÍS - MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel

La cal­ma y es­pi­ri­tua­li­dad que car­ga ha­ce va­rias dé­ca­das la grin­ga pro­fe de yo­ga, Ha­ri Nam Kaur Khal­sa (62), se rom­pió la ma­dru­ga­da del vier­nes lue­go que un gru­po de pa­tos ma­los asal­ta­ra su par­ce­la en Ba­tu­co.

Los cua­tro an­ti­so­cia­les sal­ta­ron el mu­ro del pa­la­ce­te y ata­ca­ron de sor­pre­sa a la mu­jer, quien se en­con­tra­ba jun­to a su es­po­so y dos ami­gos al in­te­rior del do­mi­ci­lio.

“Es­tos su­je­tos (los la­dro­nes) son sor­pren­di­dos por una de las re­si­den­tes de la vi­vien­da, quien lue­go de ser gol­pea­da es ca­paz de ac­ce­der a un ar­ma que ella te­nía con el ob­je­to de de­fen­der­se y per­cu­ta va­rios dis­pa­ros con­tra es­tos con re­sul­ta­do de muer­te”, di­jo el co­mi­sa­rio Án­gel Jaque, de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la PDI.

“Al ir a su dor­mi­to­rio se en­cuen­tra con dos su­je­tos, que ha­bían in­gre­sa­do por el ba­ño de la ha­bi­ta­ción, los que te­nían ar­mas de fue­go que apa­ren­ta­ban ser de fue­go. Éstos co­mien­zan a ma­nia­tar­la y la gol­pean con un ar­ma en la ca­be­za y es en esos ins­tan­tes en que ella lo­gra za­far­se y to­ma una de sus dos ar­mas ins­cri­tas, un re­vól­ver mar­ca Tau­rus ca­li­bre 38 es­pe­cial, que es­ta­ba en la al­moha­da de su ca­ma y dis­pa­ra con­tra es­tos dos su­je­tos”, sos­tu­vo el fiscal Osvaldo So­to de la Fis­ca­lía Cen­tro-Nor­te.

Uno de los in­tru­sos que, re­sul­tó he­ri­do, subió al se­gun­do pi­so de la vi­vien­da, pe­ro se des­va­ne­ció en un dor­mi­to­rio y fa­lle­ció en el lu­gar. Igual suer­te co­rrió uno de sus com­pa­ñe­ros de de­li­tos, quien huyó por el pa­tio pe­ro a raíz del cer­te­ro dis­pa­ro ca­yó sin vi­da en el jar­dín. Los otros dos al­can­za­ron a arran­car.

“Se da la le­gí­ti­ma de­fen­sa, res­pec­to del que re­pe­le un ro­bo en un lu­gar ha­bi­ta­do. Se to­mó la de­ci­sión de so­la­men­te de­jar­la aper­ci­bi­da, es­to es pa­ra que fi­ja­ra su do­mi­ci­lio, to­da vez que ella tie­ne la ca­li­dad de víc­ti­ma del ro­bo y en ese sen­ti­do que­dó en li­ber­tad”, agre­gó el fiscal So­to.

“NO ES UNA ABUE­LI­TA”

La pro­fe yan­qui es con­si­de­ra­da una ex­per­ta en la dis­ci­pli­na del Kun­da­li­ni Yo­ga. Lle­gó ha­ce 34 años des­de el es­ta­do de Te­xas, y acá se

ins­ta­ló con un cen­tro es­pi­ri­tual.

“No es una abue­li­ta co­mo se pue­den ima­gi­nar, es

una mu­jer ne­ta­men­te vi­gen­te”, se­ña­ló Jo­sé Nú­ñez, ad­mi­nis­tra­dor del con­do­mi­nio.

Súper vio­len­tos La pro­fe grin­ga es­ta­ba con su es­po­so y dos ami­gos cuan­do los la­dro­nes se co­la­ron en su par­ce­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.