Su eterno ami­go Sil­vio Ro­drí­guez

La Cuarta - - PAÍS -

Di­cen que no hay fi­na­di­to ma­lo, sin em­bar­go, pa­ra la doc­to­ra Ana Ma­ría Po­lo la muer­te de Fi­del Cas­tro re­sul­tó ser una bue­na no­ti­cia, y no le ti­ri­tó el pul­so pa­ra ha­cer­lo pe­bre a tra­vés de las re­des so­cia­les.

La abo­ga­da, ros­tro y pre­sen­ta­do­ra del pro­gra­ma “Ca­so Ce­rra­do” de­jó la is­la ha­ce va­rios años pa­ra ra­di­car­se en Mia­mi, Grin­go­lan­dia, ya que, se­gún cuen­ta, en Cu­ba no se pue­de vi­vir dig­na­men­te.

“La muer­te de Fi­del Cas­tro mar­ca el fin de un ci­clo, don­de él no fue ca­paz de ase­gu­rar la to­le­ran­cia, la po­lí­ti­ca ni la li­ber­tad de­mo­crá­ti­ca pa­ra su pue­blo, pro­vo­can­do así mu­chas de­silu­sio­nes y su­fri­mien­to a las fa­mi­lias cu­ba­nas den­tro y fue­ra de la Is­la”, es­cri­bió la doc des­de su Fa­ce­book.

“Hoy mue­re el ex­ter­mi­na­dor de li­ber­ta­des y el pro­mo­tor de la mi­se­ria. Hoy ten­go la es­pe­ran­za de que la de­mo­cra­cia fi­nal­men­te pue­da lle­gar al pue­blo Cu­bano”, agre­gó la le­gis­ta de la te­le.

Ana Ma­ría re­ci­bió una ola Uno que la­men­tó pro­fun­da­men­te la pér­di­da del ma­yor de los Cas­tro, fue el tro­va­dor y ami­go del lí­der comunista Sil­vio Ro­drí­guez. “Mis hon­das con­do­len­cias a sus fa­mi­lia­res, al pue­blo de Cu­ba, al Mun­do y a to­do el Uni­ver­so por la pér­di­da de uno de los se­res hu­ma­nos más ex­tra­or­di­na­rios de to­dos los tiem­pos”. Lue­go le de­di­có unas pa­la­bras del poe­ta Vi­cen­te Fe­liú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.