PREVENCION de ac­ci­den­tes, vi­rus y hon­gos en la “pi­chi­na”

La Cuarta - - VIDA SANA -

Siem­pre es re­le­van­te adop­tar to­das me­di­das de pre­ven­ción pa­ra evi­tar es­te ti­po de emer­gen­cias. Por eso, la re­ani­ma­do­ra del SA­MU De­nis­se Ta­pia nos de­ja al­gu­nas pa­pi­tas pa’ to­mar en cuen­ta:

■ Pis­ci­nas de ca­sas o edi­fi­cios de­ben es­tar ce­rra­das con una re­ja pe­ri­me­tral, con lla­ve.

■ Se acon­se­ja que la re­ja sea de al me­nos 1,2 me­tros de al­to y con ba­rro­tes se­pa­ra­dos por no más de 10 cen­tí­me­tros.

■ Aun­que exis­ten otras me­di­das co­mo cu­bre­pis­ci­nas o alar­mas de con­tac­to con el agua, és­tas siem­pre de­be­rían ir acom­pa­ña­dos de una re­ja.

■ Nun­ca de­jar en la pis­ci­na, ni en su bor­de, ju­gue­tes, flo­ta­do­res u otros ob­je­tos que pue­dan ser atrac­ti­vos pa­ra los ni­ños.

■ Nun­ca de­jar cer­ca si­llas, pi­sos u otro ob­je­to que pue­da ser usa­do por el ni­ño pa­ra su­bir­se a la re­ja de la pis­ci­na.

■ Se acon­se­ja que mien­tras los ni­ños es­tén en el agua o prac­ti­can­do un de­por­te náu­ti­co usen cha­le­co sal­va­vi­das, ade­cua­do pa­ra su pe­so y ta­lla. Las “ali­tas” u otros flo­ta­do­res no brin­dan la mis­ma se­gu­ri­dad.

■ Lo más im­por­tan­te es nun­ca de­jar so­los a los ni­ños. Aun­que se­pan na­dar, la ha­bi­li­dad neu­ro­mus­cu­lar ade­cua­da nun­ca se ad­quie­re an­tes de los cua­tro años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.