GUACALE!

La Cuarta - - VIDA SANA -

Vi­rus, pa­rá­si­tos, hon­gos, en­fer­me­da­des a la piel y gas­tro­in­tes­ti­na­les pue­den con­traer­se en el agua de las pis­ci­nas si no se con­tro­lan ade­cua­da­men­te. Ello, aña­di­do al ca­lor y la hu­me­dad, re­pre­sen­ta un cal­do de cul­ti­vo ideal pa­ra di­ver­sas in­fec­cio­nes. El doc Clau­dio Mu­ñoz, mé­di­co de ur­gen­cia del Hos­pi­tal El Car­men de Mai­pú, nos en­tre­ga al­gu­nos con­se­jos pa­ra pre­ve­nir es­tos acha­ques: ■ Ojo con tra­gar agua: Si es­to pa­sa se pue­den ad­qui­rir di­ver­sos vi­rus, entre los que es­tán los de las he­pa­ti­tis Ao E, bac­te­rias co­mo la “es­che­ri­chia co­li” y de­ter­mi­na­dos pa­rá­si­tos. Tam­bién es­tá la crip­tos­po­ri­dio­sis, un pa­rá­si­to que es re­sis­ten­te al clo­ro y que pue­de so­bre­vi­vir días en agua clo­ra­da.

Cui­da­do con el clo­ro: Es muy irri­tan­te pa­ra los ojos. Siem­pre es re­co­men­da­ble que al zam­bu­llir­se o na­dar ba­jo el agua se uti­li­cen len­tes pa­ra agua, ya que el ex­ce­so de clo­ro pue­de traer con­se­cuen­cias co­mo con­jun­ti­vi­tis quí­mi­ca con en­ro­je­ci­mien­to de los ojos, es­co­zor, sen­sa­ción de are­ni­lla y cuer­po ex­tra­ño, hi­per­sen­si­bi­li­dad a la luz (fo­to­fo­bia) y la­grimeo.

Piel: El clo­ro tam­bién es “muy agre­si­vo” pa­ra la piel en per­so­nas con pa­to­lo­gías co­mo ec­ze­mas dis­hi­dró­ti­cos, pso­ria­sis o si­mi­la­res. Dú­che­se con agua po­ta­ble tras el ba­ño y al fi­nal del día rea­li­zar una hi­dra­ta­ción con cre­mas muy gra­sas pa­ra la piel se­ca.

Gér­me­nes: Los usua­rios de la pis­ci­na “apor­tan” gér­me­nes que que­dan en el agua. Cuan­to más ele­va­da sea su tem­pe­ra­tu­ra, más fá­cil se re­pro­du­cen. Las mu­je­res de­ben po­ner aten­ción ya que los gér­me­nes en­tran al or­ga­nis­mo a tra­vés de la va­gi­na, y así po­drían lle­gar a la ure­tra y a la ve­ji­ga, pu­dien­do ge­ne­rar­se cis­ti­tis u otros pro­ble­mas. Dú­che­se an­tes de me­ter­se en el agua. Así con­tri­bu­ye a tras­la­dar gér­me­nes, evi­tan­do con­ta­giar a otras per­so­nas. ■ Se­car­se: Cám­bie­se el tra­je de ba­ño al sa­lir del agua por uno se­co, así se evi­ta la hu­me­dad, fac­tor que ge­ne­ra hon­gos. Sé­que­se muy bien to­do el cuer­po y no de­je par­tes hú­me­das co­mo las cor­vas entre los de­dos, las axi­las y otras zo­nas cor­po­ra­les. ■ Pro­te­ger los pies: Las in­fec­cio­nes más fre­cuen­tes que afec­tan a los pies son las pro­du­ci­das por hon­gos y vi­rus del pa­pi­lo­ma. El pa­pi­lo­ma plan­tar se evi­ta ca­mi­nan­do con cha­las siem­pre que nos en­con­tre­mos en su­per­fi­cies hú­me­das com­par­ti­das, co­mo du­chas o ves­tua­rios, don­de el agua ca­re­ce de tra­ta­mien­to. En el ca­so del pie de atle­ta -el hon­go-, tem­pe­ra­tu­ras al­tas y hu­me­dad pue­den pro­du­cir la le­sión. Con­tro­le el ex­ce­so de trans­pi­ra­ción con cal­za­dos que per­mi­tan lle­var los de­dos al ai­re y sé­que­se entre los de­dos tras el ba­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.